Domingo, 17 de diciembre de 2017

El “camarote”

No sé porque, pero cada vez que veo a los protagonistas responsables de este vivir sin gobierno en una España en funciones, me vienen a la cabeza títulos de películas de los Hermanos Marx que podrían aplicarse a la situación actual: Sopa de ganso; el Hotel de los líos; Un día en las carreras o Una tarde en el circo (aunque llevamos 3 meses tanto de lo uno como de lo otro), pero sobre todo Una noche en la Opera por su archiconocida escena del camarote. Si bien es verdad que con una importante diferencia, los 4 protagonistas de esta versión española no dejan entrar a nadie y se pelean entre ellos como el perro del hortelano que ni come ni deja comer.

El único consuelo es que ya queda menos para conocer el desenlace de esta parálisis de pactos, de este desconocido en nuestra democracia, culebrón postelectoral. Los protagonistas pide cosas a un imaginario camarero y Pablo Iglesias siempre concluye diciendo: Y dos huevos duros. Porque nadie le puede privar de tener la última palabra.

Por si no tuviéramos suficiente con la fuerte marejada de fondo que existe a nivel nacional, hace un par de días nos levantamos con la noticia de la dimisión de la Secretaria General y todo el Comité Ejecutivo de Podemos Salamanca que denuncia la “la fractura interesada del Consejo Ciudadano Municipal de Salamanca por parte de Isabel Muñoz - procuradora autonómica por Salamanca - con la connivencia de don Maximiano Vallejo rompiendo por intereses económicos personales la estrategia municipalista acordada” Hay que recordar que ya en enero se solicitó la dimisión de Isabel Muñoz en el Consejo Ciudadano Autonómico, por entender que sus actuaciones iban en contra de los intereses políticos del partido.

Cada vez entiendo menos lo que está pasado, reconozco que me supera todo este tonteo, toda esta falta de seriedad, todas estas luchas intestinas por el poder, y cada vez estoy más de acuerdo con lo dicho por el Presidente de la Junta de Extremadura Guillermo Fernández Vara en una entrevista en la Cadena SER: Los 350 diputados que forma el Parlamento salido de las urnas ya han dado suficientes muestras de incapacidad para formar gobierno, así que deben irse a su casa y dar una oportunidad a otros 350 si se diera el caso de una nuevas elecciones generales. ¡Váyanse señores diputados, váyanse!

Pablo Iglesias espera tres meses para consultar a sus bases sobre el pacto PSOE – Ciudadanos, lo que se parece mucho a una excusa para seguir mareando la perdiz, además la formación gallega En marea realiza la consulta a las bases por su cuenta. Y ahora el Neptuno de las mareas se descuelga con que buscar alianzas con Izquierda Unida es difícil, pero que hay que hablar ¿a qué espera usted, alma de cántaro? ¿es que ahora le tiemblan las canillas pensando en unas nuevas elecciones en solitario?. Cada vez está más claro que el objetivo de Podemos, perdón de Iglesias, no es el PP sino el PSOE, porqué él aspira a ser sino Presidente sí Jefe de la Oposición. Lo cierto es que desde hace un par de semanas los inquilinos del esperpéntico camarote se sitúan en un discurso prelectoral que en nada se parezca a una, aunque fuera tímida, intención de formar gobierno.

¿Soluciones? Pocas o ninguna. Algunos apunta la posibilidad de que Podemos se abstenga permitiendo gobernar a Pedro Sánchez, pero si eso sucediera seguro que será en el último segundo y de una gran puesta en escena precedida de un panegírico con el que justificar su sacrificio, su servicio a la ciudadanía y a España, acto de heroísmo político. Vamos en la línea de Artur Más cuando dio un paso al lado en Cataluña.

Ya lo dije la semana pasada, pero lo repito, una lástima, una desilusión, una prueba más de que la vieja casta política es igual a la nueva, ahora ya también, casta. Me está aburriendo esto, así que les dejaré con un pensamiento de Pepe Mujica el original – por ser una excepción entre la clase gobernante – y admirable expresidente de Uruguay: No, el poder no cambia a la personas, solo revela quienes son realmente.