Sábado, 16 de diciembre de 2017

Colegio Siervas de San José

La institución nace en un humilde taller de Bonifacia para la evangelización de la mujer trabajadora, en un momento en que las opciones laborables para las mujeres eran muy limitadas y llenas de dificultades

Esta congregación religiosa fue fundada en Salamanca por el religioso jesuita Francisco Butiñá Hospital y la salmantina Bonifacia Rodríguez Castro, en 1874. Son conocidas como Siervas de San José o simplemente como Josefinas, popularmente también como butiñanas, y posponen a sus nombres las siglas S.S.J.

La institución nace en un humilde taller de Bonifacia para la evangelización de la mujer trabajadora, en un momento en que las opciones laborables para las mujeres eran muy limitadas y llenas de dificultades. Santa Bonifacia, fundadora del colegio Siervas de San José, era una mujer fuertemente trabajadora y valiente, además de ser la primera santa de Salamanca.

El centro es una escuela de inspiración cristiana, cuya única misión es lograr que el colegio sea un lugar para estimular el trabajo bien hecho en un clima de solidaridad y respeto.

Santa Bonifacia es patrona de la congregación de las Siervas de San José. En 2015, dicho instituto y la Conferencia Episcopal Española, pidieron a la Santa Sede, que fuera declarada patrona de la mujer trabajadora. Sus restos mortales fueron exhumados y trasladados a la capilla del colegio de las Siervas de San José, en Salamanca.

FOTOGRAFÍAS: Sin fecha ni autor conocidos.

PRIMERA
Patio del Noviciado.

SEGUNDA
Patio del colegio.

Esperanza Vicente