Lunes, 11 de diciembre de 2017

Perogrulladas

En primer lugar, una perogrullada solidaria; vivo en un país donde eso de los temblores es habitual; si recuerdan el artículo de la semana pasada, fue un juego sobre la alerta sísmica. Sé lo que son los temblores y ello me hace sentir muy cerca de los ecuatorianos…  Por eso, sin bromas, toda la solidaridad para Ecuador y su gente.

Y después de un espacio, va el artículo; uno pensaría que vivimos tiempos importantes, que implican tomar las cosas en serio… Sin embargo, parece que no, que la mayoría va de perogrullada en perogrullada, pensando que somos tontos…despistados. O desmemoriados.

Primera perogrullada: Rajoy ganó las elecciones de diciembre. Claro, eso no lo discute nadie… Como nadie discute que España tiene un sistema parlamentario, o sea, que Rajoy tenía que conseguir, como cabeza de la lista con más votos… el apoyo de más parlamentarios… Y claro, lo pidió, sin pedirlo (debe ser su peculiar galleguidad): “a ver, como no tengo la mayoría absoluta de antes, pero he ganado, pues me quedo en funciones, porque son muchas funciones y yo muy disfuncional, hasta que los del SOE y otros, que son muchos parlamentarios y muy congresistas, me voten…” (algo así, no lo tomen literal).

Hombre, Mariano, si en 4 años has mejorado España tanto como dices y has perdido más de 50 diputados, no sé, a lo mejor deberías haber hecho algún esfuerzo… Como el de leer los hechos, ¿no? O el de poner la cara cuando te lo pidió el Rey y aguantar un poquito el chaparrón.

En el mismo lado… bueno, en el otro lado de la misma pinza, Pablo Iglesias parece más obsesionado en sacar de la Moncloa a Felipe González que a Rajoy… Tanto juego de tronos, se ha hecho bolas -mexicanismo de hoy-.

Como además, uno está convencido de que el asamblearismo suele ser poco democrático, no me molesta mucho que la realidad deje en evidencia que, si hoy Rajoy sigue en la Moncloa, se debe, en parte, a Iglesias… Casi más que a la Iglesia, que ya es decir.

Iglesias podía haber aceptado la propuesta PSOE-Ciudadanos… Solo para iniciar el cambio. Y ponerse a exigir su programa en el momento siguiente, sabiendo que, si no aceptaban algunas de sus propuestas, podía obligar a ese nuevo gobierno a tener que irse… Pero no, la postura fue rajoyesca… Tengo la quinta parte de los diputados, o sea, puedo imponer mis razones, condiciones y vetos.

Hombre, como no creo que sea tonto, me voy más con la idea de su obsesión anti-PSOE, que más parece la anguitesca-aznareña antifelipe… Con su pan se lo coman. Anguita nos regaló 8 años de Aznar… E Iglesias, estos meses de funciones de Rajoy.

Rivera y Sánchez, por supuesto, saben que no tenían los diputados suficientes… Pero pusieron en la mesa algo nuevo… Que cumplía con premisas como la de que Rajoy no siguiera de presidente (algo que parece querer una gran mayoría que no le votó) y un programa básico.

¿Montaje? Puede ser, desde luego, fue una ocurrencia que a muchos pilló desprevenidos. Como en política la forma es fondo, aceptar la propuesta del Rey implicó respetar las instituciones (lo que no ha hecho el presidente en funciones, probablemente para no arriesgarse a evidenciar que solo lo quieren los suyos, dicen).

La última perogrullada es que Izquierda Unida suele tener más votos y muchos menos diputados que los nacionalistas y regionalistas… No por sabido debemos obviarlo.

Y perdón por el final anticlimático.

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)