Jueves, 14 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

La crecida del Duero y los efectos de las presas en Ambasaguas

VILLARINO | La alta cota de Aldeadávila y la escasa capacidad de absorción del cauce tras las obras en la presa de Bemposta, han convertido este paraje en una zona léntica casi todo el año 

La alta cota de la presa de Aldeadávila, así como la escasa capacidad de absorción del cauce tras las obras de ampliación llevadas a cabo en la presa portuguesa de Bemposta, provocan constantes inundaciones en el estuario del Tormes, paraje conocido como Ambasaguas. Estas circunstancias motivan que Ambasaguas se haya convertido casi todo el año en una zona léntica desde la ampliación de la presa portuguesa, deteriorando así el hábitat natural de este enclave, un día espejo del Parque Natural Arribes.

La inundación de más de 800 metros del Tormes, aguas arriba, se agrava por el escaso caudal del rio –una vez desciende la cota del Duero– y las dos antiguas pesqueras, que se convierten en ese momento en dos obstáculos reductores de la velocidad del agua y acumuladores de masa forestal muerta y basura, que posteriormente se descompone y se asienta en el lecho del río.

Esto ha motivado que sobre el cauce del Tormes, en sus últimos 600 metros, haya más de 50 centímetros de sedimentos depositados en el lecho, lo que hace inviable el ciclo reproductivo de especies como barbos y bogas, y propicia el de otras como carpas y percasoles.