Martes, 12 de diciembre de 2017

Herrera se decide a dar cancha a la vicepresidenta

Aunque, además de consejera de Empleo y Portavoz, Rosa Valdeón es desde el pasado mes de julio la vicepresidenta única de la Junta, en la práctica no estaba siendo percibida como la auténtica “numero dos” del gobierno de Juan Vicente Herrera. La sombra del consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, cuya mano lleva demasiados años meciendo la cuna-diván del presidente, ha desvirtuado siempre el escalafón oficial.

Sin haber sido nunca vicepresidente, De Santiago-Suárez ha sido el verdadero “numero dos” de la Junta, no solo cuando no ha existido vicepresidencia, como en la anterior legislatura, sino incluso mientras dicho rango recayó sobre María Jesús Ruíz, quien nunca llegó a ser la verdadera mano derecha del presidente. Y eso que, a diferencia de Valdeón, Ruíz se instaló en el Colegio de la Asunción, presidía la comisión de secretarios generales y administró la “chequera mediática”, atribuciones éstas estas dos últimas que en la actual legislatura se reservó para sí el consejero dela Presidencia.

Así las cosas, Valdeón (cuyo nombramiento, no se olvide, se interpretó siempre en clave de sucesión) se ha resignado durante estos meses a ejercer como consejera de Empleo y Portavoz, sin emerger en ningún momento como vicepresidenta con autoridad y poder transversal dentro dela Junta. Sin embargo, en las últimas fechas se han observando signos que apuntan hacia el reforzamiento de su papel como “numero dos” real -no solo oficioso- del gobierno Herrera.

Por expreso deseo del presidente, Valdeón ha sido la que ha ido por delante a la hora de fijar la posición de la Junta sobre los dos peliagudos asuntos que han puesto a prueba en los últimos días las delicadas relaciones con el gobierno Rajoy. Ha sido la encargada de marcar el territorio ante la última arremetida de Cristóbal Montoro y quien se ocupó de mandar a JoséManuel Soria el oportuno recado sobre su indefendible situación.

Y aún mas significativa resulta la presencia de Valdeón en la reunión celebrada el pasado viernes por el Consejo de Política Fiscal y Financiera, órgano al que siempre ha acudido en representación de la Junta la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo. El hecho indica claramente que Herrera se ha decidido por fin a dar cancha política a la vicepresidenta. En este último caso para chasco de Del Olmo, desbancada de repente en su papel de máxima interlocutora del inefable Montoro…