Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Como un nido en el mundo

Qué hermosas son siempre las imágenes de la protección. Aquí el pueblecillo, cobijado entre una vegetación paradisíaca, está ofrecido al tiempo a esos azules celestes y a la hilera de las montañas del fondo que cierran el horizonte. Y, dentro del caserío, bullirán las gentes, sin advertir la maravilla de su estar en el mundo. Pero es un don para ellas el estar cobijadas en ese nido, pese a que no lo sepan.
José Luis Puerto (Texto) / Rosa Gómez (Fotografía)