Lunes, 18 de diciembre de 2017

La nueva escuela

 la forma de enseñar en Occidente ya no sirve. Detrás del 'buenismo' y del 'bienquedismo' están los holgazanes y los vagos. Ese halo de que para no molestar a nadie es mejor no hacer nada, no solo diferente, digo nada. 
Se van jubilando educadores apasionados, esos de por vocación, que entraron sin oposición. A cambio entran los mercenarios, esos que trabajan solo para así, en pro de un puesto para ellos mismos y con una recompensa, pecuniaria, para su propio goce. En las escuelas necesitamos transmitir nuevos valores y nuevos esfuerzos. Los chavales ni están saturados, ni estresados y ni cansados. Los actuales datos son los que emanan de nuevos estudios, que antes no se hacían; por nuevos profesionales, que antes no ejercían y definidos por nuevos vocablos, que antes no se acuñaban. Resulta que, 20 años más tarde, descubro que fui un niño llave, que podía haber tenido escoliosis por la falta de ergonomía de mis pupitres y sillas (los mismos de preescolar a COU) y que podía haber sufrido diabetes y colesterol desde mi temprana edad, porque la bollería se hacía con la maligna azúcar y la satánica grasa animal de los 'bollicaos' y 'donuts' de mis desayunos, meriendas y almuerzos. Pues aquí estamos, sin complejos, con salud de hierro y cuerpo y mente capaces de superar el volumen de 14 horas de trabajo al día y la tensión propia de un emprendedor.
Nuestros jóvenes en cambio están inducidos al vagueo, al compadreo con los profes y ahora falta de motivación. Todo inducido por ese sistema educativo encabezado por la nueva hornada de profesorado y de sindicatos que los agrupan, todos ellos más preocupados por plazas, sueldos, protección derechos y carga de trabajo que por la esencia de su trabajo.

Nuestro sistema educativo necesita, según nuestra sociedad:
-Economía, cultura básica de contabilidad y ética económica. Nuestro país tiene un altísimo porcentaje de pymes. Todo el mundo tiene a su alrededor algún autónomo, emprendedor o empresario. Normalmente se le admira, pero esa persona nace y se hace. No hablamos de diferenciales e integrales económicas y principios económicos de Keines, Hayek y otros autores, sino de un simple balance. Conceptos e implicaciones de: créditos, tipos de interés, quiebras, acreedores, deudores... situarse en una vida económica futura impulso de una cultura empresarial con ética.

Justicia; no como concepto ético, moral, religioso... sino como amparo y definición del derecho romano. Aplicación, orden y sistema jurídico, respeto por las figuras de sistema, comprensión y asunción del mismo. Límites individuales y colectivos del mismo modo que introducir la nueva figura del ciudadano virtual como objeto de derecho real. La privacidad y el Big Data, la protección y el manipulado de datos, el derecho al olvido, nuestra huella digital, la protección del individuo en el entorno digital. Nuevos conceptos que han venido para quedarse.

Idiomas. Además del contenido el formato. Porque entre continente y contenido hay un feedback. Hay conceptos y esencias que se desarrollan en otras culturas e idiomas y del mismo modo damos más valor a nuestra lengua, el castellano. Su valor universal lo toma cuando ves que en otros países se dan carreras completas en nuestra lengua, cuando modifican sus costumbres por nuestra cultura; del mismo modo, debemos hacerlo nosotros. El gran crecimiento en las escuelas con la enseñanza bilingüe no debe estancarse en la universidad: clases únicas en inglés, cursos enteros e incluso carreras enteras. Universalización de verdad. Todo cambio requiere esfuerzos. Hagamos posible una sociedad española más competitiva mediante una nueva escuela.