Lunes, 11 de diciembre de 2017
Guijuelo al día

“Estoy agradecida a la gente de Guijuelo que valora mis diseños”

GUIJUELO | Entre listas de ideas y diseños transcurre la vida de esta joven bibliotecaria que desde hace unos años no para de crear complementos de moda

Yoana muestra algunas de sus creaciones durante la entrevista.

Los habituales a la biblioteca municipal David Hernández reconocerán el rostro de Yoana Izquierdo, que pasa sus días entre libros y cuentos en la sala infantil. Sin embargo, Yoana tiene otra faceta muy creativa, puesto que dedica su tiempo libre al diseño de complementos. Su andadura en el mundillo comenzó hace años, cuando se pusieron de moda unas pulseras hechas con nudos. Probó a elaborarlas en su propia casa, y cuando comprobó que no sólo obtenía buenos resultados, sino que además le encantaba diseñarlas, fue el comienzo de la creación de un estilo propio.

Yoana es una chica muy inventiva, que atesora numerosos cuadernos llenos de ideas por todos lados, para no perder una sola oportunidad de una nueva creación. Su marca de joyería y complementos, Yo-Yoa, se caracteriza por su aspecto desenfadado y alegre, igual que el que posee su creadora, con quien pasamos cinco minutos para conocerla mejor y mostrar su creativa afición al mundo.

Cual es tu lugar preferido de Guijuelo.

La biblioteca sin duda, porque me siento como en casa.

Perros o gatos.

Perros. Los gatos no me inspiran demasiada confianza.

¿Tienes algún referente o figura de la moda que te inspire?

No, ninguno. De hecho me inspiran más artistas de otras disciplinas. No soy marquista en absoluto.

Tu comida preferida.

Soy de muy buen comer, me gusta todo. Elegir una es complicado, pero me quedo con el risotto.

Color que más repites en tus diseños.

Me encanta la combinación de rojo, verde y negro. Pero tiene que ser un verde concreto, como un verde hierba, es “mi verde”. Pero no podría decir que tengo un color favorito.

¿Alguna vez te has atascado con un diseño y lo has abandonado?

Me ha pasado una vez, que tenía unas figuras de arcilla en una puerta que indican que tipo de estancia es. Lo intenté y fui incapaz de dar con el tema. Dije “esto no es pa mí”.

¿Cómo concilias tu familia, tu trabajo y esta afición, que debe consumir mucho tiempo?

Porque soy muy organizada. Aprovecho cada minuto del día. Mi descanso es el taller que tengo en casa para diseñar. No es que me recluya allí cada vez que tengo un descanso, tengo vida más allá, pero sí que aprovecho muy bien cada momento sobrante.

Café o té.

Café.

Te toca un millón de euros. ¿Qué haces?

Pues no sabría qué hacer. Es algo que todo el mundo ha pensado alguna vez, pero yo creo que seguiría igual que estoy. Aunque veo raro que me tocase, porque no juego nunca a nada.

¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

Un cuaderno, un estuche lleno de rotuladores bonitos y un costurero.

¿Por qué Yo-Yoa?

Mis padres decidieron que me tenía que llamar Yoana. Mi padre preguntó en el Registro si podría ser con y griega y le dijeron que sí. Pero toda la vida me han escrito el nombre mal, con jota, con dos enes, con hache intercalada, etc. Por eso siempre que me preguntan el nombre, digo que con y griega y hasta que no lo escriben bien no digo los apellidos. Otros confunden mi nombre cuando me preguntan: -¿Cómo te llamas? -Yoana. -¿Ana? -No, Yoana. Yo Yoana, Yo Yoa… y así surgió. Además, mis familiares y amigos cercanos, como mi hijo Marcos, me llaman Yoa, así que pensé que sería un nombre interesante para mis creaciones.

¿Has diseñado algo para niños?

Pues he probado a hacerle pulseras a mi hijo, pero hace de todo con ellas, como jugar, pero no se las pone. Sin embargo, sí que he diseñado bastantes cosas para niños, en especial alguna colección para niñas.

¿Cuándo piensas en tu afición por el diseño qué te viene a la cabeza?

Pues antes que nada el agradecimiento. Estoy muy agradecida a Guijuelo y orgullosa de estar aquí, puesto que la gente ha valorado mucho lo que hago y me ha apoyado mucho. Sin clientes no se puede seguir creando. En especial se lo agradezco a Susana, de Moda Cristina, que expone mis productos en su tienda y los valora con mucho cariño.

Consejo que le darías a alguien que comience en el mundo del diseño.

Sobre todo que disfrute creando, porque nunca el crear o explotar la creatividad debería ser una obligación, ya que es cuando se acaba.

Tu mejor cualidad.

Creo que mi optimismo y la capacidad que tengo para contagiárselo al resto. Carlos me suele decir: “Es que eres una flamenca, nunca ves el peligro”, porque siempre soy positiva a todo. Vivir con miedo a lo que pueda pasar creo que es un error.

Tu peor cualidad.

Creo que soy excesivamente exigente conmigo misma y a veces también con los demás. Y muchas veces por no dejar hacer, lo termino haciendo todo yo y no está bien.