Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Recuerdos

 

Tras la luz cristalizada,

el corazón huérfano,

recuerda  primaveras lejanas,

colores adormecidos

tras largos inviernos luctuosos;

Tú, el amante que nunca abandonas,

el amigo en la noche,

déjame trascender,

embelesarme,

 aspirar en la pradera aromas

 de amaranto,

escuchar entre flámulas de seda

siseos, trinos y piares.

Céfiros  callados

dejan  su huella en el pentádrama azul del infinito

¡todo se yergue!

La chirlatada  absurda, 

enciende el cierzo en la tarde,

 y vagamente apaga el susurro del agua,

 adormece el canto de  la cigarra,

en el sordo estío del olvido.