Lunes, 18 de diciembre de 2017

“Los pequeños detalles son los mayores lujos”

El pasado día 10 cumplía su primer año el disco ‘Smokin Blues’ del rapero oscense Yeray Ruiz
El oscense Yeray Ruiz

Entre teclas, saxofones, el frío de Huesca, la lluvia de Gijón y el frío de Salamanca ve la luz el primer disco editado de Yerai Ruiz, de la mano de LaAbuelaProd. y Moketas Crew encargados de la producción del mismo

Su propuesta es una delicada mezcla que deambula por el blues, el funk o el soul sin abandonar la esencia del rap más crudo. Once temas (uno de ellos en directo) en los que podemos escuchar rimas intachables y frescas que encajan y se deslizan suavemente sobre las pistas de Rubén Barbero, Manuel Fernández, Alejandro Blanco e Ignacio Lore.

Un rap poco ortodoxo de voz áspera y tempos suaves, una evocación a clubes de humo denso, cubitos de hielo y espejos, un homenaje a a la música negra, casi más jazzero en esencia que en lo tangible. Smokin blues atesora un equilibrio entre sus partes, el fraseo instrumental -de la mano de músicos como Luismi Segurado, a los teclados en el tema entre teclas o el saxofón de Arturo Carabias en se fini- supone un valor añadido a los scratches de Carlos Vidriales, quien además habría diseñado las tapas del CD.

Estas colaboraciones en temas de producción propia, se mezclan con algunos sampleados de temas como love x love, volando inmediatamente hacia el funk de los 80 en la segunda pista, dejando atrás un blues de doce compases y dando paso a otro jazz, del que acaba de sacar un videoclip. Si seguimos bajando nos encontramos entre teclas, piedra angular y punto de inflexión en este álbum, rimas contundentes que flotan suaves sobre el Fender Rhodes.

El disco sigue con con mucho orgullo, satélites y punto y coma, rap al uso con matices soul y ragga. El corte número ocho vuelve a sorprendernos, no por casualidad titulado slowhand, nos trae una oda a la libertad sobre ramblin' on my mind de Eric Clapton, un nuevo acercamiento al blues más clásico. Acercándonos al final aparece el tema se fini, un tema que tiende al reggae y el drum n' bass en el que se establece un diálogo entre el saxo tenor de Arturo Carabias y las rimas del de Huesca. Por último tenemos un tema oscuro, de base sólida y matices jazzeros, humo denso, que da paso al último track, siempre fumando un tema en directo grabado en 2014 en Salamanca con la banda “The furious five”.

Un rap contundente y elegante, piano y saxofón vestidos para la ocasión, para donde quiera que sea una cena, una charla, una sala de espera, o al calor de una hoguera; para el apalanque lucido y consciente.