Sábado, 16 de diciembre de 2017

El previsible resultado de la consulta de Podemos

Entre hoy y el sábado los cerca de 400.00 inscritos en Podemos están llamados a votar en la consulta convocada por la dirección estatal sobre las dos opciones de gobierno que baraja del partido morado: Apoyar -se entiende que mediante su abstención- el pacto a dos suscrito entre PSOE y Ciudadanos, o insistir en un su alternativa de un gobierno de cambio “a la valenciana” fruto de un pacto con el PSOE, Compromis, IU y alguna fuerza nacionalista.

Después de que naufragara el intento de pacto tripartito con PSOE y Ciudadanos, resultaría de aurora boreal que los participantes en la consulta se decantaran por apoyar el acuerdo entre Pedro Sánchez y Albert Rivera. Por si acaso, para que nadie se despiste, Pablo Iglesias ha dejado claro su “no rotundo” a dicha opción, que, de resultar apoyada, supondría para él una desautorización de tal calibre que no tendría otro remedio que dimitir. En el mismo sentido se manifestó ayer el secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, quién igualmente apuesta por defender hasta el último momento el pacto a la valenciana.

Aunque no se dará a conocer hasta el lunes 18, el resultado está cantado. Lo que le preocupa a la dirección de Podemos es un bajo índice de participación en la consulta que pueda interpretarse como un estado de desmovilización entre sus bases. Preocupación muy justificada conociendo la escasa participación de los inscritos en todos los procesos electorales internos celebrados hasta ahora por la formación. Sin ir más lejos, en las primarias celebradas el año pasado para elegir candidato a la presidencia del Gobierno tan solo participaron el 15,7 de los inscritos, que, eso sí, apoyaron abrumadoramente (93,89 por ciento) la candidatura encabezada por Iglesias.

En Castilla y León, la elección del secretario y del Consejo Ciudadano Autonómico movilizó en febrero del pasado año a 3.402 de los 13.024 inscritos en la comunidad. Y la participación se redujo un mes mas tarde al elegir a los candidatos a las elecciones autonómicas, en la que se registraron 3.315 votos sobre un censo que ya rondaba los 15.000. Según fuentes del partido, el número de inscritos que pueden votar en esta consulta se acerca a los 20.000. Si vuelven a votar 3.000, ya sería todo un éxito de participación.