Jueves, 14 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Un recuerdo en primera persona a una de las cogidas más graves de los últimos años

El joven mexicano que fue gravemente herido en el Carnaval 2006 recuerda en sus redes sociales aquel momento

Este año se ha cumplido una década de una de las cogidas más graves e impactantes que han tenido lugar en el Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo en los últimos años. Ocurrió en la capea de la tarde del Domingo de Carnaval del año 2006, cuando un joven mexicano fue corneado de gravedad.

El principal problema fue que el joven quedó inconsciente, por lo que estuvo a merced del astado (el primero de aquella capea, perteneciente a la ganadería de Valdegalindo), que lo trató casi como a un muñeco, llegando a abrir esa imagen los Informativos de Telecinco. El joven, que tenía 22 años y era estudiante en Salamanca, sufrió una única y grave cornada, pese a que el orificio de entrada del pitón era pequeño.

Según rememoró en un artículo posterior en La Voz de Miróbriga el doctor Adolfo Vidal Benito, el pitón del toro penetró por el hipocondrio izquierdo (debajo de las costillas), llegando al retroperitoneo, rozando la aorta y disecándola en unos cinco centímetros, provocando una gran hemorragia en el mesenterio inferior con dispersión por todo el abdomen. La total sección de la aorta la impidió una fractura de la segunda vértebra lumbar causada también por el pitón.

El joven fue atendido durante tres horas en la enfermería de la plaza de toros por el equipo médico del doctor Enrique Crespo Rubio, siendo incluso requerida la presencia de un sacerdote (el párroco de San Andrés, Celso Martín Santos) para impartirle la extremaunción ya que se temía el fatal desenlace.

Tras esas tres horas mencionadas, en las que fue reanimado hasta dos veces, el equipo médico logró estabilizarlo y trasladarlo a Salamanca en estado crítico. Como ha ocurrido en tantas otras ocasiones, la evolución en el Hospital acabó por ser positiva, recuperándose el joven plenamente.

Diez años después de aquellos dramáticos momentos vividos en el Carnaval, el propio joven protagonista de los hechos se ha encargado hace unos días de recordar aquel hecho en sus redes sociales, mencionando expresamente el lugar donde ocurrió todo, Ciudad Rodrigo.

En ese texto, acompañado de una imagen aparecida en la portada de uno de los periódicos provinciales del día siguiente a la cogida, el joven reflexiona sobre lo rápido que pasa el tiempo y las vueltas que da la vida, indicando que ahora está esperando un hijo.