Lunes, 11 de diciembre de 2017

Paraísos fiscales

131

Nos recibe en el bar Emilio en el bar, entre papeles, facturas y cuentas. Y se alegra al vernos llegar. Jorge le puede echar una mano con eso de la Declaración de la Renta.

Dice Emilio que necesita que le salga a devolver porque se ha estropeado la cisterna del baño de señoras y anda muy ajustado de dinero para arreglarla.

Hablamos de que las cosas no van tan bien como nos venden. Comentamos que muchos autónomos siguen sudando lágrimas para hacer frente a sus gastos. Lloramos y maldecimos.

Como un runrún resuenan nombres en nuestra cabeza: que si la hermana y tía de los reyes, que si el siempre pesoso Inmanol Arial, que si Almodóvar, Messi o la familia política de Cañete. Gentes bien estafando a Emilio. Gentes bien llevándose el dinero a cuentas opacas, con lo que los servicios de señoras en un bar cualquiera de ciudad pequeña continuarán sin poder arreglarse.

Montoro se nos antoja vomitivo, con su sonrisa perversa, achacando el déficit a los enfermos de hepatitis C y diseñando amnistía para los grandes, los macarras de la economía, los enemigos de los ciudadanos y aliados del poder económico.

Pedimos un vino. Jorge se sumerge en los papeles de Emilio. Son muy diferentes a los de Panamá. Suponemos que Rajoy, Montoro y de Guindos se burlan de nosotros en la distancia.