Jueves, 14 de diciembre de 2017

Baraka deja huella

Begoña, voluntaria del centro intercultura nos ofrece hoy su reflexión.

Llevo varios años como voluntaria en el Centro Baraka en la Sección de Ludoteca, nos propuso Oskar dar nuestra opinión sobre nuestra experiencia como voluntarios, mi valoración en los años que llevo sólo puede decir que ha sido “POSITIVA” “POSITIVA” Y “MÁS POSITIVA” en todos los aspectos, pero sobre todo a nivel personal, el hecho de convivir unas horas con estas personitas de distintas nacionalidades, que muchas veces carecen de los recursos mínimos que debe y tiene que tener cualquier ser humano, te hace reflexionar y plantearte muchas cosas.

Nosotros como voluntarios aportamos una parte de nuestro tiempo, pero a cambio recibes mucho más de lo que tú puedes ofrecer. Todo el mundo debería ser en algún momento de su vida VOLUNTARIO para poder comprender un poquito mejor a estas personas, que  por alguna circunstancia tuvieron que dejar atrás sus familias, sus costumbres, su país, en definitiva su vida, con las dificultades al llegar a otro país que ello conlleva, lengua, papeles, trabajo, adaptación, etc., empezar de cero una nueva vida... Desde Baraka intentamos hacerles un poquito más fácil ese camino cada uno aportando en la medida que puede su tiempo y conocimientos.

Importante también destacar la labor de los que están siempre ahí, coordinando actividades, horarios, talleres, reuniones, etc… y que sin ellos nosotros tampoco podríamos hacer nuestra función.

Espero y deseo poder seguir siendo VOLUNTARIA.

Gracias