Lunes, 18 de diciembre de 2017
Ledesma al día

Ledesma, una mirada al pasado y al presente

Retrocedemos algo más de medio siglo para adentrarnos en el barrio de Santa Elena y descubrir los cambios de estos años
Fotografía antigua del barrio de Santa Elena

Hoy nos hacemos eco del cambio que ha dado el barrio de Santa Elena, y siempre fijándonos en estas dos fotografías que nos acompañan. Vamos a retroceder algo mas de medio siglo para ver el cambio que ha dado este barrio. Por aquellos años, dos arriba, dos abajo de los 60, estaba a punto de terminarse la construcción del Silo, lugar desde donde se han sacado estas fotografías que hoy nos dan pie para este relato. Este barrio tenía contadas calles, las cuales vamos a enumerar empezando por la Calle de Santa Elena, que es la de entrada a este barrio siempre y cuando se venga desde la Calzada de San Pedro, o para entenderlo mejor,desde las nuevas escuelas de aquella época. En las confluencias de la carretera del Cerezo y la Calle La Fuente había un pozo - el cual no se ve, ya que lo tapa la Iglesia del mismo nombre que este barrio-. Este pozo desapareció hace muchos años, y los mas cercanos, le llamábamos el pozo de los cuentos, y todo tiene una explicación, ya que a su alrededor nos sentábamos a tomar la solana, y los más mayores nos contaban a los muchachitos esos cuentos, fábulas,leyendas... que ellos habían aprendido de sus antepasados. y así sucesivamente. No estaría mal el no perder esas buenas costumbres y que cada ledesmino venidero siga y aprenda esos maravillosos cuentos y fabulas, como la de pata caballo y muchas más historias de esta villa.

Bien conocidas son las Fernandicas, y fijándose en su tejado, entramos por la parte izquierda a la Calle Parra, fijándonos en su entrada al lado izquierdo la carbonería de los Porriches, y subiendo un poco más arriba nos encontramos las dos transversales Travesía Parra

Por otra parte, y siempre fijándonos en la fotografía más antigua, subimos por la parte derecha de las Fernandicas hasta la trasera de la Carretera del Cerezo, y oliendo las lilas que había en la primera casa que nos encontramos, y que era la de Juan el Trucha en la que podemos apreciar el jardín enrejado con gran afloramiento, de ahí más arriba no había más que peñascos hasta llegar al Silo. Nos salimos de las fotografías para decir que desde el Silo hasta la Plaza de Toros había, y hoy en menor medida, una gran hierbera que iba desde la carretera al regato, a la cual nos llevaban los maestros y maestras a todos los alumnos y alumnas que componían las ocho aulas de esas escuelas, aunque ahora no están operativas para las funciones que hacían antes.

Volvemos dentro de estas instantáneas para darnos cuenta de la cortina que separa la Calle Santa Elena de la Calle Cola. Esta cortina la vemos desnuda, por decirlo de alguna manera, ya que hoy en día, y como vemos en la fotografía nueva de mi pariente Manuel Álvarez Martín,ya hay casas edificadas en forma de villas o chalets, y no es para menos la Calle Cola que también está renovada con casas de ensueño, y edificando estas casas todo lo largo de esta calle hasta la Calzada de San Pedro.Y con esto y echando una ojeada a la fotografía más reciente de mi pariente, nos damos cuenta del cambio para mejor que se ha hecho, repito, en lo que concierne a lo que se ve dentro de estas dos maravillosas fotografías, si bien es cierto que todavía quedan casas de aquella época. En otra ocasión hablaremos de las nuevas casas y calles de este barrio,y por supuesto de otros barrios.Gracias queridos lectores.

Monette González