Martes, 12 de diciembre de 2017

¡Señores ediles: Así no es!

-”Cuando uno contempla, como la desidia, el abandono y la dejadez nos invade. Es cuanto menos, necesario denunciarlo, ponerlo en conocimiento, apelar a la razón y a la responsabilidad”

-Las fotos, recogen años de lo que aqui se manifiesta- una pena-.

Servidor ingenuamente pensaba que, con la llegada de políticos de nuevo cuño, plagado de jóvenes con ganas de trabajar, de implicarse, de asumir responsabilidades, de conectar con la sociedad, y poner en práctica políticas de cambio, Salamanca iba a romper amarras, y tomaría, el rumbo de la verdad, lo justo, la información, y el sentido común, con el fin de conectarse con el resto de ciudades españolas. No ha sido así; estamos parados en la misma línea de salida, estancados, sin apenas debate, sin que nadie sea capaz de contrarrestar, errores pasados, sin caer en los estériles discursos llenos de trampas y zancadillas, donde todos se han instalado cómodamente en el consistorio, y nadie sale de su “Bunker”, para tomar el pulso de esta ciudad, donde sobre todo en los barrios están dejados de la mano de Dios, y de su Ayuntamiento, donde el ciudadano es cosido a salvajes impuestos, algunos sacados de la “chistera”, con el firme propósito tan solo del afán recaudador, con unos peregrinos mensajes explicativos, que nadie es capaz de descifrar y comprender. Y a todo esto: la pléyade de jóvenes ediles, unos, y de veteranos otros, no se enteran. Lo pondré en mayúsculas…NO SE ENTERAN… Parecía que sí, cuando llegaron, pero: fue una ilusión pasajera, ya cayeron en el redil, ya se han montado en el carro cómodo de las “figuras”, ya se han marchitado sus ínfulas de dar la batalla por la ciudadanía, por velar por sus derechos, por sus intereses, por lo razonable, por lo que paga.

Sr alcalde, concejalías varias, y oposiciones varias. Así, no se hace política, así, no se gana admiración, ni mucho menos respeto, uno no puede llamarse alcalde de todos los salmantinos, sentado en la poltrona, solo fotos, inauguraciones, solo con romper la cinta de la carrera, no es interesarse por ella, no puede convertirnos tan solo en paganos silenciosos, esto no es política ni democracia, no se nos puede condenar a la desidia, al abandono y la dejadez, no podemos estar solo para el castigo. Ustedes no conocen la vecindad, sus inquietudes, sus necesidades etcétera. Ustedes – como los toreros arrogantes, se meten en el hotel y no se dejan ver por nadie- un alcalde que se precie, siempre ha pertenecido al pueblo, es un vecino más un privilegiado al que hemos elegido entre todos, que debe convivir y estar al tanto de lo que realmente interesa a sus vecinos, de recabar información e ideas, de su justo y equitativo reparto de comodidades y reparaciones, de dar cumplida cuenta, del como el cuándo y el porqué de cada decisión suya, de saber regir los destinos de la ciudad-incluidos los barrios- que, con incluso más impuestos- para lo que se les ofrece-, y distribuir los tributos con equidad, justicia y responsabilidad. No diré que son ustedes malos, no, son ustedes ineficaces, se han subido en un pedestal que además tan solo es valorado por los suyos, aquellos que están dispuestos a simplificar sus errores o pasarlos por alto, aquellos que hipócritamente les dan coba, que no les dicen lo que hay que decirles, con rigor y seriedad, y así viven en una burbuja sosa, boba, lela y mediática. Y así, no se gana una ciudad, ni un barrio, ni una plaza.

Por todo ello, se hace necesario un revulsivo, un grito de ilusión, de esperanza de nuevas y renovadas ideas, que pongan de manifiesto, que somos capaces de revitalizar y dignificar esta ciudad que antaño tenía por bandera- (arte, saber y toros)-, pueda unirse a otros valores que la potencien. Y para esto deben tener claro, que se necesita la cercanía del pueblo, haciéndolo participe, atendiéndole y llegando hasta él, y hacerle salir de esa modorra, mansa y adocenada.

Necesitamos saber explotar bien nuestros recursos, turismo, la cercanía rural, nuestro rio, gastronomía, etcétera, son bazas de suma importancia. Mi ciudad necesita confianza en sus dirigentes, y esto llega a través de potenciar las asociaciones y juntas vecinales, en que estas sean dotadas de medios de actuación con el fin de hacer llegar sus inquietudes a las concejalías. El ciudadano necesita que se le hable con claridad, sin tapujos ni maniobras opacas fuente de confusionismo. Hay, una necesidad de asesoramiento, participación,  voluntariado que es un potencial de sabiduría y experiencia que nadie ha puesto en práctica. Deben concienciarse  las concejalías de la preocupación a pie de obra de parques y jardines, pavimentación y aceras, aparcamientos, limpiezas,- lo del Tormes y el Zurguen lamentablemente, son de “otro mundo”,- policía, impuestos, seguridad, gamberrismo responsabilidades de operarios del consistorio. La cita, si pasean la ciudad y sus barrios seria inacabable. Creo sinceramente que desconocen estas realidades, y otras de mayor calado, pero el contribuyente, que con no pocos esfuerzos paga los altísimos impuestos a que está sometido,  reclama con fundamento y razón sus derechos, quiere ver que se preocupan de su entorno, su calle, su barrio, su escuela, su farola.  su contenedor, su limpieza y su seguridad…

Es decir: debe sentir que confía en sus gobernantes ¿Una ilusión? ¿Una quimera? De ninguna manera, esto se puede y se debe por responsabilidad política y, por obligación constitucional llevar a cabo. Y, se pusieran a trabajar con el entusiasmo, con el que presumían antes de las elecciones, con la seriedad, el rigor, el asesoramiento vecinal, verán como la verdad está en la calle, y estas propuestas, incluso sin exageraciones, no son tan difíciles de cumplir.

 La estrategia que han seguido continuamente, no ha sido con resultados positivos, la base de la prepotencia, la arrogancia y el despropósito, con el abuso extravagante de modos y formas, se basa en contestar solo lo que interesa, para a continuación lanzar una cortina de humo, sobre lo que no se quiere tener en cuenta… Y así, no es…

 

                Fermín González Salamacartvaldia.                                                      (Blog taurinerías)