Domingo, 17 de diciembre de 2017

La importancia del ritmo

Si eres de los que, cuando escucha una canción, no puede evitar mover el pie al ritmo del compás o tamborilear con las manos sobre cualquier cosa que tengas cerca, lamento decirte que, no creas que eres mucho más especial que el resto de los humanos, puesto que la capacidad para seguir el ritmo es algo innato. De hecho, el ritmo es percibido desde el útero materno, y a partir de nuestro nacimiento comienza a formar parte de todos los momentos de nuestra vida, sintiéndolo incluso mientras dormimos.

Han sido varios estudios los que han demostrado que nuestro sistema auditivo funciona haciendo predicciones continuamente, por lo que si tenemos un patrón rítmico y en una de las escuchas eliminamos uno de los golpes, nuestro sistema detectará el fallo automáticamente. Por eso cuando suena un ritmo, sin conocerlo de antemano, somos capaces de seguirlo con éxito.

Pero los estudios han ido más allá y han sido capaces de demostrar la importancia que tiene el ritmo en otros campos, concluyendo que el ritmo está igualmente asociado a la música como al lenguaje, ya que en el habla el ritmo es fundamental para el entendimiento de las palabras, por sus pausas y sus golpes al enfatizar el mensaje.

Seguir educando el sentido del ritmo es bueno para desarrollar la serenidad, el equilibrio y la armonía en todas las edades. El ritmo nos ayuda a tomar conciencia y hacernos dueños de nuestro cuerpo, así como también al afianzamiento de la nuestra personalidad, estimulando la atención, la concentración y ejercitando la memoria.