Martes, 12 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

La Feria del Martes de Pascuilla en Vitigudino tendrá continuidad tras el éxito de su recuperación

Un total de 160 cabezas de las principales razas de vacuno, y otras 80 de ovino, dieron vida a un certamen perdido hace 40 años

La Feria del Martes de Pascuilla en Vitigudino tendrá continuidad. El éxito de cabezas de ganado, más por calidad que por cantidad, el número de ganaderos, y el apoyo institucional han hecho que la recuperación de esta cita después de 40 años desaparecida haya resultado un éxito.

Y aunque las cifras son también destacadas, pues 160 cabezas de vacuno de las principales razas, y 80 de ovino no son números nada desdeñables para los tiempos que corren en este tipo de eventos, lo sobrasaliente de esta Feria de la Pascuilla ha sido –sin duda– la calidad de los ejemplares, un certamen incluso más profesional que el tradicional del 16 de agosto, pues como se podía observar, el público principal eran ganaderos en activo, que venían a observar lo que ofrecía el resto.

Pocos o muy pocos, eran los curiosos que se acercaron este martes hasta el recinto de la feria ganadera de Vitigudino, instalaciones extraordinarias para este tipo de eventos y que han permanecido infrautilizadas hasta este momento, cuestión que también recordaría el alcalde de Vitigudino, Germán Vicente, cuando hacía una valoración del desarrollo de la feria.

El que también pudo ver en primera persona la importancia del sector ganadero en esta comarca fue el diputado provincial de Agricultura, Ganadería y Ferias, Román Hernández, que con su presencia quiso demostrar su apoyo y el de la institución provincial a este certamen. Además de dar la enhorabuena al alcalde y al Ayuntamiento de Vitigudino por la recuperación de la feria, el diputado recordó de la importancia que este tipo de iniciativas tiene para los ganaderos, para la Diputación y para la provincia en general. En su opinión, “recuperar la feria ha sido un éxito y yo creo que es muy importante porque es una comarca inminentemente ganadera”. Para Román Hernández, la organización de este certamen “es una cosa que merece la pena” porque potencia el sector ganadero, “el más importante a nivel económico” de Salamanca.

Por su parte, el alcalde de Vitigudino se mostraba satisfecho tras observar “todos los corrales llenos, bastante público y un buen día”. Para el regidor, “recuperar la Feria de la Pascuilla tiene incluso un componente romántico después de cuarenta años por lo menos que no se hacía esta feria y que recordamos los que tenemos ya una edad, que era un martes fantástico en Vitigudino, donde había una feria muy significativa a nivel no solo de Vitigudino sino comarcal y casi nacional, porque el Martes de la Pascuilla era muy famoso, incluso había toros por la tarde”.

Pero los tiempos han cambiado, “la comarca se ha despoblado mucho -recordaba el regidor- y no podemos pedir lo mismo, pero sí que recuperar una feria como esta es muy importante, y, además, unas instalaciones como las que tenemos en Vitigudino para celebrar este tipo de mercados y que estén prácticamente inutilizadas durante todo el año, solo para la feria del 16 de agosto, parece un poco ridículo”. Por ello, Germán Vicente insistió en la idea de que “hay que intentar hacer dos o tres ferias de estas, y si vemos que tienen éxito pues seguiremos adelante”.

Para concluir, el alcalde quiso destacar el apoyo de la Diputación al evento, la presencia de Román Hernández, y la de los diputados provinciales Jesús María Ortiz y José Francisco Bautista. “El apoyo de la Diputación, como ha dicho el diputado Román,  es muy importante porque, evidentemente, el apoyo siempre es necesario en estas cosas y el institucional más”.

Y no menos contento se mostraba el concejal de Ferias, Pepe Cordobés, responsable y motor del certamen. “Estoy contento porque después de 40 años, como ha dicho el alcalde, de que esta feria no se realizara, creo que es muy buena, ha estado muy bien, los ganaderos han acudido y entonces..., contentos”.

Desarrollo de la feria

Aberdeen Angus, originaria de Escocia, y la Salers, procedente de Francia, fueron algunas de las razas de vacuno más exóticas, a las que se sumaban la Charolaise, Limousin, Avileña y Blonda, además de Morucha con un torito tan manso que comía de la mano de su propietaria. En ovino no faltarían la Churra, Merina, y Assaf, además de dos novedades, la Lacaune y la Romanov.

El recinto ferial de Vitigudino se mostró a lo largo de la mañana sin abarrotamientos, pero con un goteo constante de ganaderos que se acercaban a los corrales para ver el ganado, e incluso se produjo alguna venta; y es que el día, por fortuna, acompañó con un radiante sol que se hacía hueco entre algunas nubes.

Entre las anécdotas de la feria, un cartel en el que rezaba un ‘Stop al lobo’ y que lucía uno de los corrales interiores de ovino. No en vano recordaba los ataques que llevan sufriendo las explotaciones de la zona desde hace más de un año y sin remedio de solución, por lo visto.

EN UNOS MINUTOS SERÁ INCORPORADO A ESTA MISMA INFORMACIÓN UN VÍDEO SOBRE LA FERIA

  • El ganado de Miguel Vaquero siempre aporta un plus de calidad a cualquier feria / CORRAL