Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Las Villas al día

Los robos ‘ocultos’ en las explotaciones agrarias asolan Las Villas

CANTALPINO | Agricultores y sindicatos agrarios reclaman a la administración central que dote a la Guardia Civil de más medios, hasta ahora insuficientes para controlar los asaltos nocturnos
Operación de agentes del equipo Roca con material incautado en una explotación agraria | Foto: Guardia Civil

Son los robos que no se ven pero se oyen. “Y se padecen”, lamentan los afectados. La crisis ha agudizado el ingenio y las tretas de los ‘cacos’ a la hora de asaltar las explotaciones agrarias y las propiedades en áreas urbanas en la zona de Las Villas.

Se han registrado casos “de verdaderos jetas que vienen de noche con sus vehículos a repostar gasoil a huertas de regadío aprovechando que ancha es Castilla y que la Guardia Civil no es el ojo que todo lo ve”, comentan a SALAMANCA AL DÍA algunos hortelanos  con explotaciones en el triángulo Villoria-Arabayona-Cantalpino.

Desde los cuarteles de la Benemérita en la comarca (Peñaranda, Villoria y Cantalpiedra) se reconoce la existencia de numerosas denuncias de robos cada día (en alguna jornada hasta 8 tramitadas formalmente), en aumento al comienzo de la primavera con el arranque de los primeros riegos en las huertas. “Todo el mundo sabe que hasta el ‘cuartelillo’ van los menos a firmar la denuncia”, afirman.

Los robos que no aparecen en los informes

Las cifras actuales en la comarca y también en el resto de la provincia son muy altas, sobre todo porque hay muchos pequeños robos que no se denuncian ante la falta de efectividad y la burocracia que conlleva la tramitación de esa denuncia, explicaron a este periódico fuentes del sindicato Asaja, que recibe constantes quejas de afiliados, autónomos y agricultores de esta zona. Son los denominados robos ‘ocultos’, que son más que los que acaban engrosando las cifras de los informes oficiales.

Para detener a los ladrones habría que desplegar a todo un ejército de agentes y eso es imposible”, asumen resignados los propios agricultores, que a las pérdidas económicas por la sustracción de material hay que sumar las inversiones para prevenir los robos en naves, casas y en puntos concretos de las explotaciones, especialmente sonde se sitúan los motores, las bombas de los sondeos y el combustible para operar. Pese a las medidas preventivas, con la instalación de celdas herméticas, los ladrones acceden para cometer el delito, provocando destrozos en las instalaciones.

Aumento escandaloso de los hurtos en la zona

Tanto agricultores como sindicatos agrarios reclaman la necesidad de que la Guardia Civil aumente los efectivos destinados a vigilar los robos en esta zona rural –y en otras de la provincia- para reducir el número de robos actuales, teniendo en cuenta que en unas fechas comienza la campaña de regadío, temporada en la que se incrementan de manera escandalosa los robos de material, motores o gasóleo. Por ese motivo, desde la Asociación de Jóvenes Agricultores se reclama a la Subdelegación del Gobierno que adopte de manera urgente las medidas necesarias para combatir esta lacra, que en muchas ocasiones causa más daños sociales y materiales, que el propio valor de lo robado.

Poca efectividad del Código Penal

Desde los ayuntamientos de la zona, los agricultores y ASAJA Salamanca se valora de manera positiva la creación del  Equipo Roca en Salamanca y su efectividad en los primeros meses pero en la actualidad cree que es urgente que se intensifique de nuevo el control en campo para intentar aminorar esa lacra que son los robos.

Finalmente, desde ASAJA Salamanca se lamenta que la reforma del Código Penal no haya tenido más  incidencia en la provincia, al considerar que era una buena herramienta para  rebajar la inseguridad con la que viven los agricultores y ganaderos.

  • Parcela de patatas con las tuberías del riego por aspersión, material ‘goloso’ para los cacos | Foto: Manu Hierro López