Jueves, 14 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El Parador abre por completo sus entrañas a los mirobrigenses

CIUDAD RODRIGO | En estas jornadas se puede recorrer el pequeño claustro interior, los jardines, la muralla original o la Torre del Homenaje
En los jardines del Parador | Foto @kisanghani

El Parador de Turismo Enrique II de Trastámara inició en la jornada del lunes el programa de puertas abiertas que ha promovido con motivo del 85º Aniversario de la apertura del establecimiento (en 1931, siendo el cuarto más antiguo de la Red Nacional).

Estas jornadas de puertas abiertas –que se desarrollarán todos los lunes y jueves de abril a las 12.00 y 17.00 horas- tienen como objetivo que los mirobrigenses conozcan mejor la instalación, pudiendo acceder a espacios reservados únicamente a clientes alojados.   

En la primera de esta serie de visitas guiadas (de carácter gratuito), el actual director del Parador, Fernando Tizón, fue el encargado de ir guiando a los participantes por distintas dependencias. Como él mismo explicó, en este tipo de edificios, “el hotel se tiene que adaptar al Castillo”, intentando, en las reformas que se han hecho, ir ganando nuevos espacios.

Uno de esos puntos rara vez abiertos al público en general es el pequeño claustro que tiene el Parador, que está previsto que sea empleado durante el próximo verano como una terraza muy selecta, en el sentido de que apenas habrá cinco mesas (no hay espacio para más).

De cara al próximo verano, también está previsto recuperar la antigua barra que había en la zona de los jardines, para que cualquier persona que lo desee pueda tomar algo allí, sin necesidad de ser cliente ni pasar por la zona de recepción (se abriría la puerta de acceso directo a los jardines). Desde este lugar –que cuenta incluso con parque infantil-, se pueden contemplar unas increíbles vistas del Río Águeda.

Otra zona a la que se puede acceder en estas jornadas de puertas abiertas es a la muralla original del Alcázar, construida para proteger la Torre del Homenaje (la rodea por completo). Desde la misma, se pueden divisar ya unas fabulosas vistas de la ciudad, una sensación que se incrementa al subir a la propia Torre. De camino a la misma, se puede visitar la Sala Alcázar, donde se ha preparado una presentación de diapositivas con imágenes de la instalación.

Dentro del recorrido por el Parador, la visita guiada también incluye una parada en la habitación más especial de las 35 con las que cuentan, la 129, denominada Doña Leonor de Trastámara. Se trata del espacio más lujoso de todo el edificio, con forma circular en lo que se refiere al dormitorio en sí (tiene al lado un cuarto de baño con todas las comodidades).

Como apuntó Fernando Tizón durante la visita de la mañana del lunes, gracias al trabajo de Paradores, se pueden mantener vivos lugares como el Castillo de Ciudad Rodrigo, que en caso contrario sería difícil tener abiertos. Asimismo, un Parador es “un motor turístico”, y “una marca en la zona de influencia”. En este sentido, si el Parador mirobrigense está lleno, son unos 70 clientes, que una vez en la zona “harán una visita guiada, comprarán farinato,…”. Su objetivo principal es “intentar generar la necesidad de querer volver, y eso es bueno para Ciudad Rodrigo”.

El director explicó asimismo que Miróbriga “tiene un nombre dentro de la Red de Paradores”, siendo su intención que los propios mirobrigenses presuman de la instalación. De momento, todos aquellos que suban una foto del Parador a sus redes sociales durante este mes de abril, y lo enseñen en la recepción, tendrán un descuento durante este mes en la cafetería y en el restaurante. 

Ver más imágenes: