Jueves, 14 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

Paseo por la historia en la Ruta de las Merchanas

LUMBRALES | La II Ruta lumbralense mantiene el nivel tras registrar más de 250 senderistas, que conocieron el dolmen de La Navalito y el castro vetón

El dolmen de La Navalito causó cuando menos extrañeza entre los caminantes / CORRAL

A pesar de la lluvia, la segunda ruta lumbralense de senderismo mantuvo el nivel de afluencia de su primera edición. Decenas de caminantes, entre ellos la vicepresidenta segunda de la Diputación Provincial, Chabela de la Torre, se congregaban en la plaza del Ayuntamiento para tomar la salida con dirección al castro vetón de Las Merchanas, lugar datado en el siglo IV a. d. C. y que iba a ser la meta para más de 250 senderistas.

Aun así, congregar a 250 personas en la primera edición de cualquier evento no deja de ser un buen comienzo para la que se espera sea una ruta senderista a destacar en futuro dentro del calendario de marchas que se organizan en los municipios del Parque Natural Arribes.

Y pasadas las 11.00 horas, el primer grupo de senderistas partía en dirección a la iglesia parroquial de la Asunción, el Froya  y el Caño Nuevo para continuar con dirección a la estación del tren, aunque en esta segunda edición el cruce de la vía férrea, que este año espera por fin una actuación que la ponga en valor, tendría lugar unos cientos de metros más arriba. Tras bordear por el sur las piscinas municipales, los caminantes llegaban al valle donde se ubica el dolmen de La Navalito, otro de los emblemas históricos de la capital del Abadengo.

Tras la foto de rigor, los caminantes alcanzarían el río Camaces para seguir su curso aguas abajo y llegar al castro vetón de Las Merchanas, donde realizarían un recorrido guiado del paraje, prestando especial atención al mirador, un antiguo molino y su puerta monumental descubierta hace cinco años.

Y una vez conocida una parte importante de la historia de estas tierras del Abadengo, los senderistas dieron cuenta de una rica paella con la que recuperar fuerzas para su regreso al municipio.