Viernes, 15 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La teoría del caos

Los mirobrigenses soñaron con rascar algo tras llegar a ir 0-3 en contra, pero el cupo de remontadas frente al Mirandés B se agotó en la ida
El portero del Mirandés B "se retuerce de dolor" tras un supuesto toque de Marcial que señaló el árbitro pero en el que no le mostró la tarjeta al del Ciudad Rodrigo

Era el día, era el partido, era el momento pero… se desaprovechó. Si la pasada semana en el partido en tierras burgalesas frente al Beroil Bupolsa el Ciudad Rodrigo CF se ‘enganchó’ a aquel tren que pasó al lado del campo rascando un punto que le había dejado fuera de los puestos de descenso, en esta ocasión los mirobrigenses han dejado escapar quizás el mejor tren que quedaba, aquel que le podía dar varios cuerpos de ventaja –a la espera de los resultados del domingo- en el momento del ‘ser o no ser’, en el que los partidos son finales.

Tras la buena dinámica general de las últimas semanas (excepto la debacle de Bembibre) el Ciudad Rodrigo CF recibía al Mirandés B, equipo que estaba en caída libre: su última victoria databa de su anterior visita a la provincia de Salamanca, el último fin de semana de enero, frente al Santa Marta. Desde entonces, no es que no hubieran ganado (6 derrotas y 1 empate), es que sólo habían marcado 2 goles en 7 partidos, para un total de 4 en los 11 partidos de la 2ª vuelta.

Sin embargo, en el Francisco Mateos se reencontraron con el gol, o mejor dicho, le hicieron reencontrarse, debido a que el Ciudad Rodrigo sufrió la denominada teoría del caos, aquella que dice que el aleteo de una mariposa en Tokio provoca que llueva en Madrid. A los mirobrigenses se le fueron encadenando los factores en contra, y entre los errores habituales, los inusuales, la ración de mala suerte y una actuación arbitral digamos que ‘complicada’, el Ciudad Rodrigo llegó a estar más que noqueado con un 0-3 en contra.

Cuando ya parecía todo perdido, los mirobrigenses se pusieron en modo ‘remontada’, llegando a colocarse con 2-3 y teniendo una tremenda ocasión final para haber rescatado un punto, pero parece que el cupo de remontadas frente al Mirandés B se limita a una por temporada.

Lamentablemente, ese final fue poco atractivo. Si en la mañana sabatina los chavales del Alevín C del Hergar Camelot Helmántica que estaban en el banquillo en su duelo frente al Ciudad Rodrigo B en los Campos de Toñete se llegaron a tumbar en el césped a ver el partido como si estuvieran en la playa, no debió quedar jugador del Mirandés B que no probase el césped del Francisco Mateos al tirarse a perder tiempo –exagerado no, lo siguiente- prácticamente desde que fueron por delante en el marcador (aunque luego no agotaron los cambios…).

Dentro de este cúmulo de aspectos negativos, al menos se consiguió igualar el goal-average del partido de ida, por lo que en caso de empate final a puntos entre Ciudad Rodrigo y Mirandés B se deberá atender al goal-average general… donde ahora mismo los burgaleses llevan –con un partido menos- cuatro goles de ventaja. Por lo tanto, esa igualada del goal-average particular no es ninguna panacea, pero al menos es un ínfimo consuelo tras una tarde donde quizá lo único positivo fue que lució el sol (aunque con frío) y que la afición respondió al llamamiento de los jugadores.

Quedan 6 partidos, y sólo 2 en casa: frente al líder y el colista. The show must go on.


[LA FICHA | CIUDAD RODRIGO CF 2 – MIRANDÉS B 3]

3ª División (Grupo VIII) | J32 | Municipal Francisco Mateos |

Ciudad Rodrigo CF 2: Pepo (Descanso > Manu), Exkuy, Esteban, Rober (83’ > Adolfo), Saúl, Risueño, Maza, Víctor (Descanso > Alberto), Marcial, Iñaki y Caramelo

Mirandés B 3: Mousa, Asier, Carrillo, Jon, Samuel, Odubayo, Valer (88’ > Diego), Raúl, Mikel, Javier y Álvaro (75’ > Ayuso)

Goles: 0-1 Samuel (7’), 0-2 Esteban (24’, en propia puerta), 0-3 Álvaro (54’), 1-3 Iñaki (74’), 2-3 Esteban (88’)


[ASÍ FUE EL PARTIDO]

Por aquello de que a estas alturas hay que rascar de donde sea, el Ciudad Rodrigo decidió poner el partido el sábado, ya que al Mirandés B le había tocado jugar el miércoles (en casa, frente al líder, cayendo 0-1). La idea de los locales era pillar al Mirandés B algo cansado. Sin embargo, los burgaleses salieron muy activos y yendo hacia arriba, despejando Rober un balón casi en el área pequeña ya en el primer minuto.

Tras seguir presionando  de inicio, el Mirandés B se cobró en el 7’ la habitual ‘bola gratis’ que concede en casi todos los partidos de casa el Ciudad Rodrigo, con un saque de córner desde la izquierda rematado de cabeza en el área al fondo de la red. Apenas tres minutos después, el Mirandés pudo hacer el segundo con un pase de la muerte desde la izquierda ante el que se hicieron un lío dos jugadores visitantes en el área cuando parecía complicado que no acabara en gol.

Después de ese momento de tensión, el Ciudad Rodrigo asumió en cierta medida el mando del partido, empezando a mirar a puerta con regularidad (previamente, en el 5’, el portero había atrapado un remate de cabeza a una falta desde el lado izquierdo). En ese tramo, lo probaron Saúl, Caramelo o Maza, sin atinar. La mejor opción se produjo en el 18’, con un balón desde el centro de Iñaki para Caramelo, quién sacó un perfecto pase de la muerte que pasó casi sobre la línea de gol sin que nadie lo llegase a empujar.

Quizás los mirobrigenses no estaban del todo cómodos, pero veían perfectamente posible remontar el gol de desventaja. El problema fue que desde el 24’ fueron dos goles en contra, por un error propio. Como en esas jugadas de la Liga Holandesa en que en El Día del Fútbol Internacional de Canal+ les ponen, literalmente, los 2 rombos en pantalla (la forma prehistórica de indicar el ‘+18’ en televisión), Esteban hizo un pase hacia atrás para Pepo quién, en vez de pararla, fue a darle directamente, haciendo un minibote el balón, que le pasó por debajo del pie, colándose en su portería.

El partido estaba en el mismo punto que en la ida: 0-2 en contra para los mirobrigenses cuando apenas se llevaba un pequeño tramo de juego, con todo el tiempo por delante. De ahí al final del primer tiempo, el Ciudad Rodrigo lo probó de forma periódica, destacando en el 35’ una opción en que Marcial se hizo hueco para quedarse frente al portero visitante, que le sacó el balón. Un par de minutos después, el guardameta del Mirandés detuvo con apuros un balón en principio sencillo de Iñaki, mientras que poco después Caramelo hizo un centro desde la izquierda que no aprovechó nadie.

Para cerrar el primer tiempo, hubo que contener un poco la respiración, con una falta botada en ¾ que el Ciudad Rodrigo despejó con muchos apuros en su área. La última opción fue de Caramelo, repeliendo el portero su disparo. Ya en ese primer tiempo el árbitro añadió un par de minutos, por las pérdidas de tiempo de los visitantes. En el descanso, se tuvieron que retirar Víctor y Pepo por lesión, entrando Alberto (con el 14 de Cruyff) y Manu.

Recordando la ida, el Ciudad Rodrigo salió esperanzado de dar un golpe de efecto en el arranque del segundo tiempo, e intentó salir hacia arriba, pero de ese inicio sólo se puede destacar un balón colgado por Exkuy al que Iñaki no pudo llegar (en el 50’) antes de que el Mirandés B hiciera saltar la banca con un tercer gol en el 54’ en el que volvieron a tener la suerte de su lado: un rechace, un rebote, un golpe en la espalda y el balón acabó en el fondo de la portería.

Este tanto, además de traer el silencio al Francisco Mateos, dejó a los mirobrigenses casi en shock, con el Mirandés B manejando a su antojo los tiempos del partido con sus pérdidas. Cuando el Ciudad Rodrigo se recuperó, empezó a mirar hacia la portería contraria pero en jugadas principalmente sueltas, con balones colgados por Caramelo o Esteban que no encontraron buen destinatario.

El partido recobró pulsaciones y ambiente en el 70’. En ese momento, Alberto sacó un córner que remató Marcial de cabeza, botando en el suelo y cogiéndolo el portero por alto en la posición donde estaba. El público se siguió encendiendo cuando un par de minutos después el árbitro dejó sin señalar lo que pareció un claro penalty sobre Marcial, que vio la amarilla por protestar (lo que hará que se pierda el duelo frente al Numancia B por acumulación de amarillas).

Para compensar, acto seguido pitó una falta sobre Marcial al borde de la media luna (que podía ser falta, pero era menos que el penalty), que Exkuy botó muy bien, pero el portero visitante estuvo atento para sacarla a media altura al lado del palo izquierdo. Sin nada que perder, y mirando hacia arriba, el Ciudad Rodrigo por fin encontró puerta en el 74’, en una enrevesada acción en la que Alberto mandó el balón casi en línea de fondo hacia el área pequeña, donde acabó agarrándola Iñaki para hacer un remate que entró llorando, pero entró, abriendo una mínima vía a la esperanza.

En los instantes siguientes, no se pudo aprovechar un balón suelto tras resbalarse el portero visitante, y hubo un centro de Caramelo que fue despejado a córner. Entre ocasión y ocasión, el Mirandés B iba perdiendo tiempo (alucinante que el portero no viera la amarilla en ningún momento por este concepto), a la par que encima estuvo cerca de marcar un cuarto tanto.

En el 81’, un jugador se fue en carrera por el lateral derecho del área, superando a Manu en su salida, y sacando un tiro bastante cerrado que dio en el palo derecho por fuera. Tres minutos después, tuvieron un tiro cruzado muy claro dentro del área que se marchó por poco, y en el 86’, un jugador recibió el balón desde atrás y se quedó sólo frente a Manu, resolviendo con un disparo que se estrelló en el palo izquierdo.

El Ciudad Rodrigo seguía con un hilo de vida, recuperando alguna pulsación más en el 88’ con el 2-3. Tras otro barullo en el área, Esteban acabó logrando pasarle el balón por alto al portero, que estaba con las rodillas en el suelo. Ahí los mirobrigenses, espoleados por la afición a la que habían llamado, sí soñaron con que era posible, pero el tercer gran barullo en el área no acabó en gol.

Fue ya en el 90’, en una larguísima acción en la cual el balón se llegó a pasear casi por la línea de gol sin que entrara nadie a rematar, hubo un remate que repelió un defensa, y otra intentona acabó en manos del portero.

En el 93’, el Mirandés B perdió a un jugador al ver la segunda amarilla, pero tuvo ya poca influencia, sin poder llegar a tener el Ciudad Rodrigo una última opción final, pese a que el colegiado añadió casi 6 minutos de descuento, que se quedaron cortos para el tiempo que se había perdido. Por cierto, que viendo la espectacularidad de algún revolcón visitante y lo rápido que se recuperó, podía probar a ser especialista de cine. Así como idea.   


[ZONA MIXTA]

En palabras del director deportivo del Ciudad Rodrigo Aris Marcos, “la mala suerte se ha cebado con nosotros”, indicando que el primer gol “es un despiste nuestro en una acción a balón parado”, mientras que el segundo es “mala suerte”, ya que Esteban pasa bien el balón hacia atrás, pero bota. Ese gol “condiciona”, rematándose la mala suerte con un tercer gol con “rechaces y rebotes”. “Al menos”, pasamos del 0-3 al 2-3 para igualar el goal-average.

Aris Marcos quiso apuntar en torno al segundo gol que “Pepo nos dio un punto de oro en Burgos, hoy ha tenido muy mala suerte, la vida de los porteros es muy injusta”. Según remarca, “tengo muy claro que tengo los dos mejores porteros de la categoría tanto futbolísticamente como humanamente”.

Desde el punto de vista de Aris Marcos, es una derrota “complicada, porque es injusta, inmerecida, hasta el final han luchado”, resaltando por ejemplo el tremendo esfuerzo físico de Caramelo o Iñaki. En torno al árbitro, dijo que estuvo “horroroso”, apuntando que se puede equivocar, pero ha tenido “aires de prepotencia”, desquiciando a los jugadores, que ya se quejaron de él en el descanso.

Aris Marcos felicitó al Mirandés, “que ha hecho el partido que sabíamos que iba a hacer”. Aunque se pierde a Marcial y Esteban por amarillas, el técnico confía en tener “suerte e ilusión” para ver si se saca algo en Soria “y a ver si nos favorecen los resultados”.

En líneas generales, considera que la imagen “fue buena”, pero “te condicionan factores externos, como la mala suerte, los árbitros,…”. “Me da pena sobre todo por los jugadores porque se lo merecen todo”.


[NEXT]

El Ciudad Rodrigo CF visitará la próxima semana al Numancia B. Será el sábado 9, a partir de las 17.00 horas, en el Campo 1 de la Ciudad Deportiva Francisco Rubio de Soria.

Ver más imágenes: