Jueves, 14 de diciembre de 2017

El avaro

 

Me entero por la prensa de que el Banco de Santander va a cerrar 450 sucursales en España, lo que implicará un considerable número de trabajadores despedidos. Es que, los pobres banqueros, sólo ganaron 5.966 millones de euros en 2015. Sólo.

Lo comento en el bar. Indagamos un poco, y nos encontramos que en 2015 cerraron 44 oficinas y perdieron 624 puestos de trabajo. Ahora quieren ganar más y, al amparo de una Reforma Laboral al más puro estilo PP, una Reforma que permite despedir trabajadores aún cuando la empresa alcance esa cantidad de millones de beneficios, al amparo de esa Reforma, decía, cerrarán 450 sucursales.

Si viviésemos en un país con un mínimo de criterio, los españoles sacaríamos todos los ahorros de un banco que juega de esa manera con la gente, con sus empleados, con nuestro dinero. Si tuviésemos conciencia de clase, aunque fuese poca, obligaríamos al banco a cambiar sus criterios, a no despedir a nadie, a no ganar tanto y a invertir en una gente que los ha estado manteniendo durante decenas de años.

Pero esto es España, éste es el resultado de la Reforma Laboral y ésta, me temo, va a ser la respuesta de los ahorradores. O sea, ¡nada!