Viernes, 15 de diciembre de 2017

Depresión y riesgo de suicidio

Como comentarios a la estadística que ha publicado esta semana el CIS sobre causas de muerte en España, dando la cifra de cuatro mil suicidios anuales ( más de diez suicidios diarios), exponemos algunos criterios generales sobre cuadros depresivos graves, que pueden producir conductas suicidas o intentos de suicidio.

El primer comentario es repetir aquí que el diagnóstico de depresión tiende a ser en la actualidad una especie de “cajón de sastre”, que comprende una enorme variedad de cuadros, que van desde una leve reacción depresiva a algún acontecimiento traumático, a depresiones psicóticas, y otras con riesgo de suicidio.

Para dificultar aún más al clínico el determinar si hay o no riesgo de suicidio en un cuadro depresivo, aparecen también aquellos intentos de suicidio que no lo son, es decir, que son llamadas de atención al entorno de la persona, pero no hay propiamente en ella ningún deseo de morir; estos intentos, caracterizados por la ausencia de intencionalidad de muerte, son también importantes y necesitados de atención psiquiátrica y psicológica, pero sabiendo que son otras temáticas emocionales distintas las que aparecen en ellos.

También son suicidios, conscientes o inconscientes (aunque no puedan ser recogidos en las estadísticas) algunos accidentes mortales de coche; cuando se tiene la oportunidad de analizar los antecedentes personales de algunos conductores nos podemos encontrar frecuentemente con previas ideas de suicidio. También el análisis del accidente mortal en sí, cuando se ve que objetivamente el conductor no tenía la menor dificultad en su conducción ni obstáculos en la vía transitada, permite sugerir la hipótesis ((desgraciadamente ya inútil) de que se ha podido tratar de un suicidio.

En síntesis, como consejo más importante a este grave y complejo tema, no se debe de dudar ni un momento en hacer una demanda terapéutica, en todos los casos en los que el depresivo tenga con mayor o menor intensidad o frecuencia ideas suicidas. El objetivo terapéutico es que el sujeto vea que su vivencia de que los problemas de su vida no tienen solución, es falsa: siempre hay salidas distintas y más sanas que la autoagresión.

Francisco Delgado. Doctor en Psicología. francisco.delgado3@gmail.com

Tfno: 923-603348.