Lunes, 11 de diciembre de 2017

Castilla y León activa el protocolo para la detección y control de la avispa asiática  

Se trata de una especie exótica invasora, que se alimenta de abejas, detectada en zonas próximas a la Comunidad, líder en explotaciones apícolas
Ejemplar de esta especie exótica invasora, letal para las abejas. Foto: apiculturaiberica.com

La Junta de Castilla y León pone en marcha una Red de Vigilancia de la Vespa velutina o avispa asiática, una especie exótica invasora que se alimenta de abejas, con el grave peligro que representa para las explotaciones apícolas de la Comunidad.

Las medidas en marcha de las consejerías de Agricultura y Ganadería y Fomento y Medio Ambiente se enmarcan en el protocolo de actuaciones para la detección, seguimiento y control de esta especie exótica invasora. Su presencia en zonas próximas al noroeste de Castilla y León puede suponer un riesgo de difusión a las áreas colindantes de la Comunidad, pudiendo ocasionar problemas para la producción apícola.

Por ese motivo, la Consejería de Agricultura va a llevar a cabo una vigilancia activa que permita la detección precoz de la Vespa velutina.

Esta vigilancia se ha plasmado en un plan de actuación que ha sido consensuado con el sector y las OPA y que consiste en el trampeo representativo que proporcione información sobre el posible avance de esta especie en Castilla y León, así como la potencial captura de las reinas de Vespa velutina y la localización de los nidos.

Esta nueva Red de Monitorización y Vigilancia supone una medida de detección precoz y la creación de una potente red de alerta que permita dar una respuesta rápida a todos los agentes implicados. El protocolo de actuaciones reconoce la figura de ‘apicultor colaborador’ como agentes imprescindibles para la realización de las actuaciones previstas, siendo supervisados por los Servicios Veterinarios Oficiales de las Unidades Veterinarias de las zonas consideradas de mayor riesgo.

Los trampeos se realizarán durante dos periodos a lo largo del año: del 15 de marzo al 30 de abril y del 15 de agosto al 30 de noviembre. Después de la colocación de las trampas, cada 15 días se rellenará una ficha con la información obtenida. Además, se trasladarán medidas preventivas de protección de las colmenas a los profesionales de las explotaciones apícolas.

La Comunidad lidera el ranking de explotaciones apícolas con 4.885 apicultores, que representan el 17% del total nacional, y ocupa el tercer puesto en número de colmenas con 411.358 colmenas, lo que supone el 15% de las existentes en España.

En lo referente a la producción, Castilla y León ocupa la cuarta posición a nivel nacional con 4.498 toneladas en 2014, que alcanzan el 14% de la producción española.