Lunes, 11 de diciembre de 2017

Entre sombreros, quesos y colchones

El problema de fijar población en el mundo rural, asunto del que tanto hablan los políticos no es coyuntural, es decir no es asunto que se explique por la crisis económica en la que nos mecemos, no. Viene de lejos. Y a pesar de ser un pozo del que difícilmente se puede salir a flote estando las cosas como están, hay fórmulas, métodos e iniciativas que ayudan a que nuestros pueblos salgan de la IVI, léase despoblación, abandono pasotismo, abulia,  pereza, desgana.

 Una de estas soluciones son las ferias multisectoriales que vienen celebrándose, en algunos pueblos de forma intermitente, periódicamente y cuya utilidad está ampliamente demostrada. Se hacen visible negocios familiares y locales (artesanía, alimentación, repostería, auxiliares etc…) que de otra formas no sería posible o entrañaría muchas dificultades. Se conocen nuevas formulas, negocios, expositores que llegan de fuera de nuestros límites provinciales (y Portugal en este caso). Una feria bien organizada es clave. Y las hay en nuestra provincia. La última la celebrada en Semana Santa en Vitigudino. Más de 80 expositores de un variado muestrario de actividades comerciales: artesanía, mueble, colchonería, regalos, cosmética, alimentación, ropa, menaje, complementos etc…Una Feria Multisectorial muy bien organizada por el Ayuntamiento, con actividades lúdicas complementarias, degustaciones y un tratamiento excelente a los expositores. Además mucho público visitante. Otra cosa es la venta. En esto, como dice el refrán, cada cual cuenta la feria como le va en ella. Cuestión ésta, con ser importante, tangencial.

 Semana Santa de laborioso ajetreo en Vitigudino, donde entre sombreros, quesos….y colchones, presentimos que está el sendero correcto para ahuyentar la demagogia habitual de estos casos y trabajar con hechos –como Vitigudino- la recuperación de nuestros pueblos. O al menos intentarlo.