Lunes, 18 de diciembre de 2017

Facua traslada 270 denuncias por fraudes de los comerciales de las compañías energéticas

La CNMC solicitó a la asociación los casos de afectados para iniciar una investigación 
Campaña de Facua

Facua-Consumidores en Acción ha trasladado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) las denuncias de 270 de usuarios de toda España que han sido objeto de engaños por parte de comerciales de las compañías energéticas. La asociación ha puesto en marcha una campaña para recabar las denuncias de consumidores que reciban en sus domicilios visitas con el objetivo de modificarles fraudulentamente sus contratos de luz y gas.

“Se trata de un fraude masivo por el que los comerciales acuden a los domicilios de los usuarios para cambiarles sus contratos mediante todo tipo de engaños”, señalan desde Facua. Ante las alertas planteadas públicamente por Facua, la CNMC se dirigió a la asociación el pasado noviembre para solicitarle que le trasladase casos de afectados al objeto de iniciar una investigación al respecto.

Los usuarios que quieran alertar de este tipo de fraudes pueden sumarse a la campaña de la asociación en esta misma web (cuya URL es FACUA.org/TimoComerciales) tanto si han sido víctimas de los engaños como si no cayeron en ellos al recibir las visitas de los comerciales.

La asociación denuncia “la pasividad que vienen manteniendo el Gobierno y las autoridades de protección al consumidor autonómicas ante este macrofraude, similar al que se produjo a comienzos de la década pasada en el sector de las telecomunicaciones”.

Hasta quince tipos de mentiras utilizan los comerciales para convencer a los usuarios de que sustituyan sus contratos, generalmente sometidos a la tarifa semiregulada (PVPC), por ofertas del mercado libre. Trampas que recoge el segundo capítulo del libro Timocracia, editado por FACUA y su Fundación, escrito por el portavoz de la asociación, Rubén Sánchez.

En muchos casos los comeciales ni siquiera aclaran a los usuarios que les están ofertando otras tarifas, sino que les hacen creer que tienen que firmar un documento para autorizar a su compañía al cambio o reparación del contador, a la aplicación de un descuento o a actualizar su contrato porque el vigente ya no se ajusta a la ley.

Las trampas de los comerciales

Las trampas que utilizan los comerciales de las eléctricas consisten en hacer creer al usuario que vienen de su propia compañía para premiar su fidelidad con un descuento que su tarifa no se ajusta a una ley y pueden multarle si no la cambia, que tienen que devolverle cantidades cobradas por error o que su contador está averiado y necesitan que firme un documento para reparárselo.

Los comerciales también acuden a los domicilios de los consumidores para ofrecerles supuestos descuentos en las facturas que en realidad no hacen más que encarecer los recibos, falsas tarifas planas que hinchan los recibos y todo tipo de supuestas ofertas inmejorables sobre las que no son capaces de dar detalles.