Miércoles, 13 de diciembre de 2017

El empleo público sale indemne de la recesión y los recortes en Castilla y León

En la actualidad hay 750.900 asalariados, de los que 564.400 tienen una nómina de una empresa privada y el resto, 186.500, cobran de alguna administración

Castilla y León 186.500 ocupados en el sector público

La estadística, una manera de medir la realidad como otra cualquiera, ofrece en ocasiones resultados curiosos. Como el que dice que en la actualidad hay en Castilla y León 186.500 ocupados en el sector público, prácticamente la misma cifra –cuatrocientos menos– que hace exactamente ocho años; de manera que de los 149.900 empleos perdidos en la comunidad en ese lapso de tiempo, casi la totalidad –el 99,75%– eran ocupados pertenecientes al sector privado.

Como consecuencia de la sangría laboral provocada por la crisis económica, la región tiene en la actualidad un empleado público por cada tres asalariados que cobran de una empresa. Hay en la comunidad 564.400 personas con un pagador privado, lo que la coloca como la cuarta con una menor proporción.

Castilla y León dijo adiós al año pasado con 943.900 ocupados, 22.900 más doce meses antes, según la Encuesta de Población Activa del INE. De ellos, 757.400 eran empleos de carácter privado, mientras que los 186.500 restantes tenían un sueldo del sector público, lo que supone el 19,8% del total (frente al 16,6% de media del país).

La tasa de la comunidad autónoma es ligeramente inferior a la del año anterior (20%) y también al pico del 21,3% registrado en el último trimestre de 2011. Eran los tiempos de los planes E promovidos por el Gobierno de Rodríguez Zapatero; a partir de los cuales el Ejecutivo de Mariano Rajoy comenzó los recortes de las plantillas públicas para contener las cuentas del Estado, autonomías y ayuntamientos.

Desde el punto de vista del trabajo asalariado, los empleados públicos, en los últimos han rondado el 20% del total (entre el 21% en 2011 y el 17,3% en 2007) en el conjunto de España y en torno a cinco puntos más en el caso de Castilla y León. En la región, la cúspide fue el 26,8% y el suelo, el 21,9%, también en 2011 y 2007, respectivamente. En el cierre de 2015 se situó en el 24,8%.

La región ha perdido 150.000 ocupados desde 2007

En la actualidad hay en Castilla y León 750.900 asalariados, de los que 564.400 tienen una nómina de una empresa privada y el resto, 186.500, cobran de alguna administración pública. Quiere ello decir que hay un empleado público por cada tres asalariados privados, una proporción que en el conjunto de España (11,98 millones con pagador privado y tres con uno público) es de uno por cada cuatro.

La EPA no detalla cómo están repartidos los empleados públicos a nivel autonómico. Para aproximarse a esta información es preciso recurrir al Boletín Estadístico del personal al servicio de las Administraciones Públicas que semestralmente publica el Ministerio de Hacienda. El pasado mes de enero difundió los datos a julio de 2015, según los cuales en España había 2,54 millones de empleados públicos (algo menos de medio millón que la cifra contenida en la EPA) y en Castilla y León, 169.167 personas, es decir 17.333 menos. La discrepancia se debe a que el boletín no incluye al personal de correos, altos cargos, políticos, personal de las empresas públicas de ayuntamientos y comunidades autónomas y contratados por menos de seis meses.

De acuerdo con los datos de Hacienda, Castilla y León es la cuarta comunidad autónoma que más incremento de empleo público ha registrado en el último año, al verlo aumentar en 4.119 trabajadores.El aumento del 2,49% que marca la región solo es inferior al de Cantabria (5%), Castilla-La Mancha (4,2%) y Murcia (3%), mientras que en cifra absoluta es el segundo tras la comunidad manchega. Entre julio de 2014 y un año después, el conjunto del Estado, autonomías, entes locales y universidades experimentaron un leve incremento del 0,8%.

En la región, de los poco más de 169.000 empleados (entre funcionarios de carrera, personal laboral y ‘otro personal’), el colectivo más numeroso es el que desempeña su labor en la administración autonómica. Suponen un poco más de la mitad del total, en concreto 84.835 personas, 74 más que doce meses atrás.

La cuarta comunidad con mayor incremento de empleados públicos

Al contrario de lo que sucedía entonces, ahora el segundo mayor grupo de empleados públicos es el adscrito a los entes locales (ayuntamientos y diputaciones), que ha pasado de 34.020 a 38.509 trabajadores, es decir 4.489 más (3,2%). Mientras, el personal de la Administración Pública Estatal que desempeña sus funciones en las nueve provincias de la comunidad ha evolucionado a la baja y ha perdido 712 en un año, hasta las 36.819 personas registradas en 2015. Dentro de estas, en Castilla y León hay 12.260 adscritas a la AGE; 9.381 a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado;9.607 a las Fuerzas Armadas; 3.726 a la Administración de Justicia y 1.845 a los Entes Públicos.

Las universidades públicas de la comunidad autónoma acogen a 9.004 trabajadores (entre docentes, investigadores y personal administrativo y de servicios), 268 más que hace un año.

La región tiene 564.400 personas con un pagador privado

El boletín del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas revela que la plantilla de profesorado del sistema de docencia no universitaria de la comunidad autónoma tiene 20 efectivos menos que hace un año, hasta 30.636. El personal sanitario aumentó en 253 trabajadores, hasta los 33.928. En las consejerías de la Junta creció en 206 efectivos, hasta los 20.271.

La presencia del empleo público es desigual dentro del mapa autonómico, en el que la media es del 16,6%. La comunidad donde el porcentaje es más elevado es Extremadura, con un 25,7% del total de la ocupación (uno de cada cuatro puestos de trabajo corren a cargo del presupuesto público). En el extremo contrario aparece Cataluña, con solo el 12,2% de los ocupados.

En Madrid, que al ser la capital del Estado, concentra un número más elevado de empleados de la Administración General del Estado, la proporción es del 16,3% de los empleos, por debajo de la tasa castellana y leonesa. Esta se sitúa en el 19,8% y es la cuarta más elevada tras Extremadura, Asturias y Castilla-La Mancha.

Fuente El Norte de Castilla