Domingo, 17 de diciembre de 2017

Jesús Resucitado, el triunfo sobre la muerte

La imagen fue llevada a hombros por los cofrades de la Vera Cruz
Jesús Resucitado a la salida de la Iglesia de la Vera Cruz

Poco después de las 11.00 horas, por la puerta de la Capilla de la Vera Cruz, asomaba Jesús Resucitado. Una imagen del siglo XVIII, atribuida a Alejandro Carnicero y que los expertos fechan entre 1724 y 1739. La atribución a Carnicero se basa en la constancia de que la imagen fue donada por Manuel Francisco de Parada, al igual que el paso de Los Azotes, con el que comparte características técnicas.

El paso, que representa a Cristo triunfante sobre la muerte, con una delicada y alegre anatomía, bendiciendo con la mano derecha y llevando en la izquierda un estandarte con el Cordero Místico bordado, recorría el centro de la ciudad, antes de llegar al Atrio de la Catedral, donde le esperaba su madre, la Virgen de la Alegría. En la comitiva se encontraba el presidente de la Junta de Cofradías, José Cornejo, y la pregonera de esta Semana Santa, Isabel Bernardo.

Antiguamente, Jesús Resucitado llevaba una capa encarnada, si bien ahora va desnudo, cubierto sólo por el paño de pureza. Lleva al pecho una cruz pectoral de piedras preciosas, aunque en 2007 lució la Medalla de Oro de la ciudad otorgada a la cofradía en 2006 con motivo de su quinto centenario. La imagen se restauró en 2009 debido a las grietas que presentaba en los pies que afectaban a su estabilidad.

El conjunto, llevado a hombros por los cofrades de la Vera Cruz y tras el que desfila un palio de respeto blanco portado por congregantes de los Legionarios de Cristo, se completa con cuatro ángeles músicos del mismo autor, que fueron restaurados en 2008.

Fotos de Alejandro López