Viernes, 15 de diciembre de 2017

Noches de soledad y de dolor

Cuando unos seres humanos ritualizan, en una procesión nocturna de Viernes Santo, la soledad y el dolor de la madre tras la muerte del hijo, están actualizando -lo sepan o no- esa universalidad de la soledad y del dolor de los que tienen experiencia tantos millones de seres humanos a lo largo de sus vidas. De ahí que nunca sean baldías tales ritualizaciones, como hitos de memoria y recuerdo de lo que a todos nos ocurre.

José Luis Puerto (Texto) / Rosa Gómez (Fotografía)