Sábado, 16 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

El Santo Entierro ilumina el crepúsculo

VITIGUDINO | El acto estuvo amenizado por la Banda Filarmónica A. H. Bombeiros Voluntàrios de Mogadouro

el Nazareno, de camino al Calvario con la Cruz al hombro, abría paso al Cristo de la Agonía / CORRAL

Bajo el acompañamiento de la Banda Filarmónica A. H. Bombeiros Voluntàrios de Mogadouro (Portugal), cientos de vitigudinenses salieron este Viernes Santo a las calles para presenciar la procesión del Santo Entierro, penúltimo de los actos procesionales de esta Semana Santa. La procesión del Santo Entierro es uno de los actos más importantes de la Semana Santa vitigudinense.

Bajo la extraordinaria Banda Filarmónica A. H. Bombeiros Voluntàrios de Mogadouro, los cofrades guiaban en primer lugar a la imagen de Jesús en el Huerto de los Olivos y que era precedida de ‘El Amarrao’, paso que simboliza el castigo a Cristo infringido por los hombres. A continuación lo hacía el Nazareno, de camino al Calvario con la Cruz al hombro y que abría paso al Cristo de la Agonía ya crucificado.

Seguidamente aparecía la imagen de la cruz vacía, solo vestida por el sudario que limpió las últimas gotas de la sangre del hombre, convertido ya en Dios y cuyo cuerpo mortal yacía en los brazos de su Madre, momento que escenifica el paso de ‘Las Angustias’. Por último,  el Sepulcro cerraba la procesión con el cuerpo de Cristo inerte en su interior.

Y como el día anterior, la excelente temperatura de la jornada invitó al público a presenciar el Santo Entierro en las calles, por lo que la afluencia fue más que destacada, especialmente en lugares como la Plaza de España.

Tras el Santo Entierro, a las 23,30 horas, tendría lugar la procesión de la Soledad, último de los actos procesionales de la Semana Santa vitigudinense y que tiene a la Virgen de la Dolorosa como único paso. Su recorrido discurre por las calles Amparo, Reguerita, plaza del Convento y Santa Ana.