Martes, 12 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Miles de personas acompañan a la Alcaldesa Honorífica en una agradable noche

CIUDAD RODRIGO | La Banda Municipal de Música acompañó a la Virgen de La Soledad en su procesionar por el centro histórico

A falta de presencia del alcalde de Ciudad Rodrigo en las procesiones de la Semana Santa por la decisión del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de únicamente tomar parte en lo que a actos religiosos se refiere en las procesiones en honor al patrón de la ciudad, San Sebastián, este año la ‘jefa’ de la Semana Santa ha sido la Alcaldesa Honorífica de la ciudad, la Virgen de La Soledad, justo en el año en que su Cofradía ha ejercido la presidencia rotatoria de la Junta Mayor.

Como es tradición siempre que hace una noche de Viernes Santo agradable, miles de personas salieron a la calle para acompañar a la Virgen en su procesionar por el centro histórico mirobrigense. Eso sí, la gran mayoría de esas personas esperó a la Virgen a las puertas de la Catedral, en vez de asistir al rezo del Rosario y al sermón a cargo del capellán de la Cofradía, Ángel Olivera (como actual presidente del Cabildo Catedralicio), que tuvieron lugar con anterioridad en el interior de la Seo.

Una vez concluido el sermón, se abrieron las puertas de la Catedral para que salieran las personas que había en el interior del templo, unas cuantas de ellas de luto riguroso ataviadas con mantilla. Algunas de estas personas portaron las banderolas de la Cofradía, y dos de ellas, María Corvo López y Auri López de Arriba, las varas como mayordomas de este año de la Virgen.

Tras salir hacia la Plazuela de San Salvador, la procesión continuó por Díez Taravilla y la Colada para alcanzar la Plaza Mayor, donde Ángel Olivera hizo una nueva reflexión, en la que recordó a las víctimas de los atentados del pasado martes en Bruselas y todas aquellas que está dejando Estado Islámico. La procesión siguió por la Rúa del Sol, calle Gigantes, Campo del Pozo, Cristóbal de Castillejo, calle San Juan, Colegios, Velayos y Sánchez Arjona para alcanzar de nuevo la Plaza.

Toda la procesión contó con la presencia de representantes de las otras seis Cofradías de la Semana Santa Mirobrigense (ataviados con su túnica) y cinco concejales del PP (Marcos Iglesias, Beatriz Jorge Carpio, Ramón Sastre, Carolina Paniagua y José Manuel Jerez), que lucieron la medalla corporativa del Ayuntamiento –el anterior Equipo de Gobierno del Ayuntamiento del PP no la portaba cuando participaba en esta procesión-.

Por parte eclesiástica, estuvo presente el Obispo de la Diócesis, Raúl Berzosa. Además, como es tradición, la Banda Municipal de Música arropó la procesión, lo que hizo menos audibles los cánticos que estaba intentando dirigir en la parte delantera de la comitiva el sacerdote Nicolás Martín Matías.

La procesión alcanzó por Julián Sánchez y Cardenal Pacheco la zona de la Catedral, a cuyas puertas se cantó la Salve, mostrando su agradecimiento el presidente de la Cofradía, Arturo Pérez de Burgos, a todos los presentes por su participación. Como despedida, y tras varios vivas a la Virgen, el Obispo y el presidente de la Cofradía, se acercaron a saludar a los representantes políticos, antes de que fuera introducida en la Seo la imagen de la Virgen, tras una hora y cinco minutos de procesión