Lunes, 11 de diciembre de 2017

Riesgo de atentados al Sistema de Vida

Las noticias que han llenado estos días los medios de comunicación reflejan un panorama sombrío y lamentable, de nuevo atentados en el corazón de la Unión Europea, concretamente en Bruselas, su capital, población abierta al progreso y a una civilización avanzada y moderna. En definitiva, una Sociedad de este Siglo donde la libertad de religión existe, donde se respeta las creencias y las religiosidades, donde se valora y tolera la diversidad funcional, racial y cultural. Donde, en definitiva, se consiguen unos buenos niveles de Derechos Sociales para procurar el mayor grado de Bienestar posible y para Todos.

Si analizamos el conjunto de indicadores sociales y, específicamente, aquellos relacionados con eventos violentos como la violencia de género, homicidios y/o suicidios, ajustes de cuentas del narcotráfico y, sobretodo, los atentados terroristas sobre gente inocente en la mayor parte del mundo, llegaremos a la conclusión de que nuestra Sociedad está enferma y tiene un cáncer que comienza a generalizarse, la violencia y el odio. No existe ninguna razón, ni religiosa, ni cultural, ni política, ni económica que justifique un atentado que ponga en peligro la Vida de seres humanos inocentes. Lo que sí existe es una causa básica/raíz que está en el origen de todos estos fenómenos que empiezan a ser globales, el déficits de valores sociales que hacen que los individuos puedan llegar a pensar, no sé con qué neurona cerebral, que se pueda llegar a sembrar el miedo y asesinar a gente que lo único que quieren es Vivir, Convivir y Disfrutar.

Este problema hay que abordarlo en su fase aguda con medidas de seguridad y judiciales para disuadir y tratar de controlar a los enfermos de fanatismo y odio; pero sin olvidar la raíz del problema. Es decir, abordar las causas para que no se genere el problema, gentes y grupos enfermos de odio que quieren terminar con nuestro sistema de Vida basado en la libertad, la igualdad, el respeto, la tolerancia y la Solidaridad y que ha conseguido buenos niveles de Bienestar y Calidad de Vida. Porque si no actuamos frente a la transmisión y el contagio habrá cada vez más enfermos que pondrán en riesgo el Sistema Social que ha costado poner en marcha con muchos esfuerzos y sacrificios de muchas generaciones.

Actualmente, existen cada vez más gente y grupos profesionales y políticos que han olvidado ¡Que el fin no justifica los medios!. Esto se aprende en el día a día en la familia y en el colegio, que en la Vida no vale todo, y no se debe de olvidar nunca, porque si no es así de nada vale ser un vip intelectual y/o social. Como médico tengo presente y procuro aplicar el principio ético <<Primun Non Nocere>>, precepto atribuido a Hipócrates de Cos y que ahora está de moda en el ámbito sanitario porque en la atención se debe garantizar la Seguridad del Paciente, ante todo no hacer daño. Es decir, evitar el factor de riesgo que supone la exposición a los cuidados y a la atención sanitaria. Si se siguiese este precepto socialmente y se respetasen los Derechos Universales de Naciones Unidad (ONU), la Vida nos iría mejor a todos con independencia de religiones, culturas, identidades, nacionalismos y otros factores que sólo sirven para crear barreras y buscar diferencias obsoletas para el contexto actual, el Siglo XXI. Todos estos broches que algunos se inventan y se cuelgan como un pin, son utilizados como excusa para manipular los acontecimientos históricos y la Historia y, lo realmente grave y de riesgo, es el objetivo de influir negativamente en los grupos poblacionales intelectualmente vulnerables y así sacar rédito de la confusión y desorientación de los grupos más débiles. Es decir, faltando a la verdad, engañando y aplicando el fin justifica los medios.

En resumen, siendo conscientes de la Sociedad competitiva y económica que tenemos y padecemos, se debe tener el valor de fomentar una Educación basada en valores porque es la única estrategia poblacional que puede evitar el factor de riesgo que transmite la violencia, el egoísmo y el odio.

Dedicatoria.-  A los familiares y amigos que han perdido a sus seres queridos, que piensen que la mayoría silenciosa somos gente de bien y de buena voluntad y, en estos momentos de tristeza estamos con ellos. A las víctimas inocentes, que encuentren el descanso y la Paz allí donde estén.

JAMCA