Martes, 12 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El caballo centra todas las miradas en una multitudinaria noche de recogimiento

CIUDAD RODRIGO | La Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración procesiona a un ritmo veloz en una noche agradable en lo meteorológico

Miles de personas presenciaron en la noche del jueves en Ciudad Rodrigo la procesión de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración (conocida popularmente como Cofradía del Silencio), que este año presentaba la principal novedad de la Semana Santa Mirobrigense 2016: la introducción en su desfile procesional de un caballo, a modo de apertura de la comitiva.

El equino ya centró todas las miradas en los minutos previos a la salida de la procesión desde una abarrotada Plazuela Cristóbal de Castillejo, donde como manda la tradición todos los cofrades hicieron la habitual promesa de silencio (guiada por el capellán de la Cofradía, Ángel Martín Carballo) una vez la imagen del Santísimo Cristo de Expiración fue colocado en su carroza.

Este momento fue seguido con gran recogimiento, al igual que toda la procesión, en la que sólo se oyó el retumbar de cuatro tambores y dos esquilas, así como algún relincho puntual del caballo, que fue siempre unos metros por delante del resto de la comitiva, que fue controlada por dos agentes de la Policía Local, en una velada un poco fría en lo meteorológico pero agradable.

Con la introducción del caballo -que lució un hábito hecho para la ocasión y cuyo jinete llevaba un nuevo estandarte- la Hermandad quería darle un mayor lustre a su desfile procesional así como a la propia Semana Santa Mirobrigense, tomándolo en todo caso como un experimento para decidir si lo incorporan o no de forma definitiva. Junto al caballo, la procesión tuvo otro añadido, menos apreciable, que fue su grabación a través de unas cámaras GoPro escondidas en una especie de faroles.

La otra gran novedad, imposible de adivinar para el público salvo que lo conocieran de antemano, es que dos de los cuatro Hermanos Mayores de este año de la Hermandad (que iban justo tras la carroza del Santísimo Cristo de la Expiración) eran por primera vez en la historia de la entidad mujeres. A la presencia ya anunciada de Alejandra Méndez Merino se unió también Dory Gómez Muñoz, ya que no aparecieron algunas de las otras personas que les correspondía ser Hermanos Mayores este año.

La procesión realizó su recorrido habitual delos últimos años, abandonando la Plazuela Cristóbal de Castillejo por la calle San Juan para ir por Colegios, Velayos, Sánchez Arjona, Plaza del Castillo, General Pando y Colada hacia la Plaza Mayor, donde quedó perfectamente extendida toda la comitiva.

A continuación, se siguió por la Rúa del Sol, Muralla, Campofrío, unos metros de la calle Madrid, Plazuela del Conde, calle Cáceres y Avenida de Yurramendi hasta llegar a la Plazuela de Herrasti, donde se rezó un Padrenuestro antes de introducir la imagen del Santísimo Cristo de la Expiración en el Pórtico del Perdón de la Catedral para la procesión de La Carrera del Viernes Santo. Dejando a un lado los momentos previos a la salida, la procesión duró una hora exacta.

Reportaje gráfico: Adrián Martín y David Rodriguez