Domingo, 17 de diciembre de 2017

El fervor de San Bernardo aflora con su Vía Crucis

La Cofradía, con más de 300 hermanos, cumplió con las estaciones penitenciales (GALERÍA DE FOTOS)

Tres sentidos vivas al Cristo trinitario precedieron su salida a las calles de Salamanca. El barrio de San Bernardo se ha volcado con la Hermandad del Vía Crucis, para arropar la imagen de Nuestro Padre Jesús del Vía Crucis (Antonio Malmierca Zúñiga, 2007). Con una estética sencilla y austera, los cofrades partían de la Parroquia San Juan de Mata para realizar un largo recorrido hasta el centro de la ciudad, con paradas en cada una de las iglesias por las que pasa para rezar los pasajes del Vía Crucis.

Los más pequeños portaban la cruz, acompañados de la Banda de Tambores de la Hermandad, mientras que los mayores llevaban la talla de Jesús del Vía Crucis, con la música de la Agrupación Musical María Santísima de la Estrella de Carbajosa de la Sagrada, que lucía en su bandera un crespón negro, por los atentados de Bruselas.

La sencillez de una cofradía radicada en un barrio populoso, humilde y comprometido se exhibió con la nobleza que caracteriza a esta hermandad nacida en la trinitaria parroquia de San Juan de Mata. Fue cumpliendo la hermandad las 15 estaciones del Vía Crucis con el sentimiento cristiano de los más de 300 cofrades de esta hermandad del barrio San Bernardo.

Compromiso con la renovación de la Iglesia local

Uno de los elementos que marca este espaciado vía crucis por las calles de Salamanca es el recuerdo al trabajo que a lo largo del año viene haciendo la Hermandad en la parroquia de los Trinitarios. El compromiso de los cofrades antes y después de la Semana Santa queda patente en este desfile, que es el exponente de sus deseos de impulsar la vida pastoral de la propia cofradía y, por extensión del entorno eclesial alrededor de San Juan de Mata.

Salió la procesión de Jesús del Vía Crucis a partir de las 18.30 horas escoltando la imagen del Cristo tallada en 2007 por Antonio Malmierca Zúñiga (vinculado al barrio de San Bernardo) que representa a Cristo condenado a muerte. La iconografía es la habitual del Ecce Homo, Jesús se muestra desnudo tras la flagelación, cubierto con la clámide roja y coronado de espinas. Desfila sobre andas talladas en madera por Agustín Cruz en 2005.

Fotos de Alberto Martín

  • Nuestro Padre Jesús del Vía Crucis (Antonio Malmierca Zúñiga, 2007) / Foto de Alberto Martín