Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Notable participación de fieles en el besapiés al Cristo del Silencio

CIUDAD RODRIGO | Tras el besapiés tuvo lugar la Asamblea General de Cofrades de la Hermandad

La Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración de Ciudad Rodrigo llevó a cabo en la tarde del Miércoles Santo el tradicional besapiés a la imagen titular de la Hermandad, que procesionará por las calles mirobrigenses en la noche del Jueves.

Como es preceptivo, antes de proceder al besapiés, varios integrantes de la Hermandad, nada más concluir una misa presidida por el capellán, Ángel Martín Carballo, descolgaron la imagen del Cristo, que luce todo el año en el altar de la Iglesia de San Pedro-San Isidoro.

A partir de ese momento, todos aquellos que lo desearon pudieron acercarse a besar los pies del Cristo, entre los que hubo dos bebés. Los últimos en hacerlo fueron los miembros de la Hermandad que llevaban sus respectivas túnicas, incluida Alejandra Méndez, como Hermana Mayor de la Cofradía para este año (junto a otras tres personas).

A continuación, la imagen del Cristo fue colocada en la parte trasera del templo, donde estará hasta la procesión de la noche del Jueves. Tras ello, se celebró la Junta General Ordinaria de la Cofradía, donde se informó del estado de cuentas y de las últimas novedades en torno a la misma.

En torno a las cuentas, la Hermandad tuvo unos gastos en 2015 de 5.318,81€ (las principales inversiones fueron en los nuevos guantes comunes, las medallas para los hermanos mayores, flores para la carroza y el alquiler del local donde tienen su sede) y unos ingresos de 4.274,90€ (prácticamente todos ellos procedentes de las cuotas de los cofrades). Teniendo en cuenta el saldo favorable que tenían de antes, en estos momentos hay un superávit de 2.688,75€.

Una de las grandes novedades de la Cofradía es la introducción de un caballo para abrir su procesión. El presidente, Antonio Aguilera, explicó que se han hecho todas las pruebas necesarias, indicando además que llevaban varios años tras la idea, y que este año por fin se ha podido contar con un caballo, recibiendo además como donaciones el hábito que lucirá el caballo y el estandarte que portará la persona que se subirá al mismo (“nos lo han dado todo hecho”).

Antonio Aguilera defendió que la introducción de un caballo no es ninguna acción folclórica, sino que es una situación que ya se da en otras semanas santas como las de Zamora, Valladolid o León, y que con ella esperan “engrandecer la procesión y que sea más bonita”. Coincidiendo con la introducción del caballo, se ha decidido contratar un seguro de responsabilidad civil para solventar cualquier incidente durante las procesiones (que se rompan con una maza unas gafas al pasar).

Como otras novedades, se han cambiado las luces de los faroles (por unos tipo led) y está previsto cambiar el año que viene los de la carroza. Por otro lado, se han comprado unos nuevos equipos de comunicación interna (auriculares), y se van a grabar imágenes desde dentro de la procesión con cámaras GoPro. Además, se ha aprobado ampliar el número de hermanos mayores por año de 4 a 6, para que corra más la lista. 

Ver más imágenes: