Domingo, 17 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Las Angustias recuerda a las víctimas de Bruselas y estrena la compañía de la Coral Dámaso Ledesma

CIUDAD RODRIGO | El viento marcó la procesión, haciendo ondear de forma notable banderas y túnicas

La Semana Santa Mirobrigense estrenó en la noche del Miércoles Santo una de sus principales novedades para este año: la actuación de la Coral Dámaso Ledesma durante la procesión de Nuestra Señora de Las Angustias.

Tal y como publicamos hace unos días, la participación de la Coral en la procesión fue idea de la propia Cofradía, con el objetivo de darle un mayor realce al desfile procesional. Aprovechando que pasan dos veces por la Plaza Mayor, finalmente actuaron en ambas ocasiones.

La primera de ellas fue nada más ponerse en marcha la procesión en la Iglesia de la Venerable Orden Tercera, a cuyas puertas se le colocó la cruz al paso. Como es habitual, este tramo de salida de la procesión fue seguido por numerosos mirobrigenses, que guardaron un respetuoso silencio para escuchar a la Coral. Antes y después de la actuación, pronunció unas palabras desde la balconada del Ayuntamiento uno de los canónigos de la Catedral, Nicolás Martín Matías.

Tras salir de la Plaza por la calle San Juan, la procesión fue por la Plazuela Cristóbal de Castillejo, Campo del Pozo, Enrique Zarandieta y Rúa del Sol para alcanzar de nuevo el ágora mirobrigense. Allí, antes de la segunda actuación de la Coral, Nicolás Martín Matías invitó a todos los presentes a guardar un minuto de silencio en memoria de las víctimas de los atentados terroristas del martes en Bruselas.

Como otros elementos de recuerdo, todas las cofrades lucieron en el escudo de la Cofradía que tienen en su capuchón un crespón negro, y el estandarte que abría la procesión también lucía un crespón.

Una vez actuó la Coral, el paso de la Virgen de las Angustias bajó toda la Plaza Mayor, saliendo de la misma por la calle Cardenal Pacheco en dirección al Pórtico del Perdón de la Catedral. A las puertas del mismo se rezó como es tradicional una Salve, guiada por el capellán de la Cofradía, José Manuel Carballo.

Hay que apuntar que la práctica totalidad de la procesión estuvo marcada por el viento que se levantó, que hizo mover con intensidad banderas y túnicas.

Ver más imágenes: