Lunes, 18 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La Cruz se despide de su actual ‘formato’ procesional en una fría noche bajo la luna llena

CIUDAD RODRIGO | La procesión de La Cruz transcurrió a un muy buen ritmo, completándose en una hora y cuarto

La jornada de Miércoles Santo concluyó en Ciudad Rodrigo con la procesión de la Ilustre Cofradía de la Santa Cruz, a la que le tocó desfilar en una noche bastante fría pero con la compañía de la luna llena. Esta noche de Miércoles Santo no ha sido una más para la Cofradía, ya que ha sido la última con su actual ‘formato’ procesional.

Tal y como explicó a Ciudad Rodrigo Al Día en las semanas previas a la Semana Santa el presidente de la Cofradía, Arturo Ronco, tienen decidido a partir del próximo año, como mínimo, adelantar el horario de la procesión, fijado tradicionalmente para las 23.00 horas desde principios de los años 90, cuando empezaron a compartir la noche del Miércoles Santo con Las Angustias.

Este horario se mantuvo sin variación cuando decidieron cambiar su lugar de salida desde el Convento de las Madres Carmelitas (desde donde salieron hasta 2008) por la Catedral de Santa María (donde empezaron a salir en 2010, tras probar un año desde San Agustín).

Los cambios pueden ser mucho más notorios que una variación horaria, ya que se está estudiando salir a procesionar de forma conjunta con la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias (por parte de La Cruz son favorables a esta idea), con una fórmula que habría que concretar.

Con estas medidas, la Cofradía de la Santa Cruz quiere procesionar en un mejor horario, lo que favorecería asimismo la asistencia de más público. Por ejemplo, en la noche del Miércoles, tras el frío registrado en la procesión de Las Angustias, hubo menos público del habitual para presenciar la salida de la procesión de La Cruz desde la Catedral.

Con bastante puntualidad, se procedió a sacar a los tres pasos con los que cuentan: Nuestra Señora de la Cruz, El Calvario y el paso titular de la Cofradía, La Cruz, que lucía en el sudario un crespón negro en memoria de las víctimas de los atentados terroristas de Bruselas.

El paso de La Cruz se puso en marcha al ritmo de la Banda de la propia Cofradía, que por fin toca con los suyos tras haber participado con anterioridad en las procesiones de otras tres Cofradías. De una de ellas, Jesús Amigo de los Niños, hubo un representante en la comitiva con su túnica.

La procesión transcurrió a un muy buen ritmo, tardando una hora y cuarto -desde que se puso verdaderamente en marcha- en regresar a la Catedral de Santa María, todo ello contando además con el habitual parón a su paso por la Plaza Mayor para el rezo del Vía Crucis, dirigido desde la balconada del Ayuntamiento mirobrigense por el capellán de la Cofradía, Celso Martín Santos.

A la Plaza se había llegado por la calle Cardenal Pacheco, brindando algunas de las imágenes más artísticas de la Semana Santa con los tres pasos procesionando con la Catedral y la Iglesia de Cerralbo como fondo con la iluminación artística encendida. Curiosamente, pese a que la procesión fue rápida, al volver a la zona ya se encontraron con esa iluminación apagada, ya que ahora mismo está programada para que funcione de 21.00 a 0.00 horas.

Dejando a un lado a ese detalle, la procesión se desarrolló con total normalidad por segundo año consecutivo, después de unos años complicados por la lluvia o por un apagón de luz.