Domingo, 17 de diciembre de 2017

Más de 30 conductores salmantinos son denunciados por no usar el cinturón

La Guardia Civil realiza 4.598 los controles

El cinturón reduce hasta cinco veces la posibilidad de resultar herido grave o muerto en accidente en casco urbano

 La Guardia Civil ha controlado a 37.865 vehículos en las carreteras de Castilla y León y ha formulado 247 denuncias por infracción a la normativa, durante la campaña de la Dirección General de Tráfico (DGT) de especial vigilancia del uso del cinturón de seguridad y sistemas de retención infantil (SRI) en los vehículos, que se ha desarrollado entre el lunes 14 y el domingo 20 de marzo; las denuncias suponen un 0,65% sobre los vehículos controlados. En Salamanca fueron 4.598 controles y 32 denuncias.

En la anterior campaña de estas características, que la DGT realizó entre los días 7 y 13 de septiembre de 2015, en las carreteras de Castilla y León la Guardia Civil controló el uso del cinturón y sistemas de retención infantil en 32.869 vehículos, formulando un total de 232 denuncias, el 0,71%:

No llevar puesto el cinturón de seguridad o no proteger a los menores cuando circulan en un vehículo con los sistemas de retención adecuados a su peso, estatura y edad es uno de los principales factores de riesgo en la carretera junto con la velocidad y conducir bajo los efectos del alcohol y/o drogas.     

RAZONES DE SU USO

  • Llevar puesto el cinturón de seguridad es simplemente elegir no morir innecesariamente en la carretera.  Además…
  • A 80 km/h un choque frontal sin llevar puesto el cinturón de seguridad, suele llevar aparejado resultado de muerte o lesiones graves.
  • Reduce hasta un 50% determinadas lesiones tanto del conductor como del pasajero en caso de accidente.
  • Protege de salir despedido del habitáculo, así como de impactar contra el parabrisas.
  • Complementa la eficacia del airbag, ya que este dispositivo por sí solo no es eficaz y ha sido pensado para funcionar de forma complementaria.
  • En un impacto frontal, la probabilidad de que un ocupante de los asientos de atrás golpee mortalmente a otro pasajero de los asientos de delante puede ser de hasta 8 veces mayor.
  • Reduce hasta cinco veces la posibilidad de resultar herido grave o muerto en accidente en casco urbano si se lleva puesto.