Lunes, 18 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

Un centenar de ayuntamientos piden a Herrera una solución a los ataques de lobo

VITIGUDINO | Cerca de 70 alcaldes de las comarcas de Vitigudino y Ledesma firmaban un documento con las reivindicaciones de Abaduero

Cerca de 70 alcaldes de las comarcas de Vitigudino y Ledesma solicitan a Herrera su intervención

Un centenar de ayuntamientos de la comarcas de Vitigudino, Ciudad Rodrigo, Ledesma y Sayago se suman a la Asociación Abaduero en su lucha por acabar con los ataques de lobos al ganado. Este martes, cerca de 70 alcaldes de ayuntamientos ubicados en los partidos judiciales de Vitigudino y Ledesma firmaban en esa primera localidad un documento por el que solicitaban al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, una reunión para exponerle la situación de “desamparo” en la que se encuentran frente a los daños que provoca el lobo en explotaciones ganaderas.

En este documento exponen algunas de las medidas que en su opinión consideran fundamentales para poner fin al problema de los ataques, pues entienden que la ganadería en extensivo y la presencia de este depredador es incompatible, y recuerdan que ante la ausencia de presas naturales salvajes en estas zonas y la  ausencia de cadáveres de animales en el campo ante la normativa que desde el año 2000 obliga a su recogida, el ganado es el que está contribuyendo a la expansión de la especie.

Por eso exigen medidas de control efectivas para que las poblaciones de lobo permanezcan exclusivamente en zonas cuyo soporte alimenticio principal sean presas salvajes, se cumplan los cupos de abatimientos autorizados al norte del Duero y se inste a las autoridades portuguesas a tomar las medidas necesarias para evitar que las poblaciones de lobo situadas en ese país no se expandan fuera de su territorio.

Como explicó José Luis Martín, representante de Abaduero, los cupos de control de la especie así como los sistemas de abatimiento que se están aplicando resultan insuficientes para controlar la expansión del lobo hacia territorios en los que su presencia siempre fue esporádica. El cupo de autorizaciones de caza es muy inferior al número de ejemplares que cada año forman nuevas manadas, a lo que se suma que menos de un 20% de esas autorizaciones son ejecutadas, lo que ha producido un aumento exponencial de las poblaciones de lobo en los últimos años.

Ante la escasa efectividad del sistema de aguardos, técnica que están empleando los agentes de la patrulla de control de lobo de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, los alcaldes exigen –a propuesta de Abaduero– un cambio a favor de otros métodos como pequeños ganchos en los que pudiera participar personal ajeno a la Consejería, si bien con cualidades contrastadas para la ejecución de estas técnicas de caza.  

Cabe recordar que desde principio de este año la patrulla de control del lobo posee la autorización para abatir dos ejemplares de esta especie, circunstancia que no se ha materializado a pesar de los constantes ataques al ganado.  En este sentido, desde Abaduero sostienen que no es lo mismo aplicar aguardos en zonas de baja densidad de ganado, donde con un animal muerto en un ataque anterior o carroña es fácil atraer a un lobo, que hacerlo donde tiene comida por todos lados y sin necesidad de arriesgar lo más mínimo a poco que su instinto le prevenga.

Este documento, en el que además solicitan la adecuación de las normas para que el lobo sea declarado incompatible en lugares en los que proliferan las explotaciones ganaderas en extensivo, ha sido remitido también al Presidente de la Diputación de Salamanca, al Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, al Consejero de Medio Ambiente, y a la delegada del Gobierno en Castilla y León.      

El alcalde de Villavieja pide ayuda contra la mina de uranio

Por otro lado, el alcalde de Villavieja, Jorge Rodríguez, aprovechó la importante afluencia de alcaldes a esta reunión para solicitarles su apoyo y hacerles partícipes de lo que considera incluso una amenaza mayor que el lobo para las explotaciones ganaderas y para el conjunto de la población, refiriéndose al proyecto de explotación de una mina de uranio a cielo abierto promovido por la empresa australiana Berkeley.

El alcalde de Villavieja se disculpó por incluir este asunto en la reunión, lo que no impidió que algún alcalde recriminara el hecho. Rodríguez manifiesto su impotencia y señaló sentirse “muy solo” en la lucha contra este proyecto, y expuso su convencimiento de que la misma unión que han mostrado los alcaldes contra la presencia del lobo, “sería muy beneficioso” para frenar el proyecto promovido por Berkeley.

El regidor villaviejense consideró la mina de uranio una “amenaza silenciosa” con riesgos para los municipios situados en la influencia de los ríos Yeltes y Huebra, pues señaló que un accidente en las balsas para el procesamiento del uranio tendría consecuencias catastróficas para la población, incluso se mostró convencido de que el simple hecho de que la producción ganadera estuviera relacionada con un territorio expuesto a unos índices de radioactividad mayores tendría consecuencias para los productores.

El alcalde de Boada, Matías Garzón, mostraba su apoyo a su homólogo de Villavieja y a Abaduero en la lucha contra el lobo en estas zonas, instando a los responsables de la Asociación a extender las convocatorias a los alcaldes del Campo Charro. Por su parte, el regidor de Yecla de Yeltes, Ignacio Abarca, se alegraba de que Rodríguez hubiera cambiado de actitud respecto a la necesidad de apoyo entre los alcaldes para afrontar las reivindicaciones que en su momento surgen a cada municipio y que en el caso de este último fue el intento de la CHD de demoler la presa del Huebra en esta localidad.

A este respecto, el presidente de Abaduero, Juan Luis Delgado, se mostró sensibilizado con las consecuencias que puede acarrear una mina de uranio para los habitantes de la zona y el futuro de la ganadería, y aunque señaló que el asunto había sido abordado en alguna ocasión, explicó que la asociación no había encontrado aún el momento para estudiarlo con detenimiento.           

  • Jorge Rodríguez, alcalde de Villavieja

DOCUMENTO FIRMADO POR LOS ALCALDES (35 Kb)