Domingo, 17 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Los Azotes procesionan recordando a las víctimas de los atentados de Bruselas

CIUDAD RODRIGO | Los sacerdotes Prudencio Manchado y Domingo Peinado ejercieron de guías de la procesión a su paso por la Plaza Mayor

Ciudad Rodrigo dio arranque en la noche del martes a su bloque non-stop de la Semana Santa, dentro del cual se desarrollarán hasta 8 procesiones en 4 días. Como ocurre en los últimos años, la encargada de abrir este bloque fue la Cofradía de Jesús Nazareno, que sacó en procesión el paso de Los Azotes desde la Iglesia de San Agustín.

En una noche con el cielo muy despejado –lo que permitió disfrutar de una luna casi llena (llegará a ese estado este miércoles)-, la procesión estuvo marcada por el recuerdo a las víctimas mortales de los atentados terroristas registrados a primera hora de la mañana del martes en Bruselas.

En este sentido, las varas que portan durante la procesión los responsables de la Cofradía lucieron en su parte superior un crespón negro. Además, en el paso de la comitiva por la Plaza Mayor, el sacerdote Prudencio Manchado Vicente invitó a rezar un Padrenuestro en recuerdo de los fallecidos, porque “todos somos Iglesia del Señor”.

Precisamente, la procesión de Los Azotes tuvo como novedad la presencia en la balconada del Ayuntamiento de los sacerdotes Prudencio Manchado, que explicó qué imagen estaba procesionando y su historia bíblica, y Domingo Peinado, que dio lectura a una oración. Antes de llegar a la Plaza, sonó música de temática religiosa, que también la puso durante la procesión la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía.

La Banda fue en la parte inicial de la comitiva, que pasó por la calle San Juan, Plazuela Cristóbal de Castillejo, Campo del Pozo, Enrique Zarandieta, y Rúa del Sol para alcanzar la Plaza Mayor. Justo antes de llegar la procesión al ágora mirobrigense, fue necesario evacuar en ambulancia a una persona que se encontraba mal. La procesión abandonó la Plaza por la calle Cardenal Pacheco en dirección a la Catedral de Santa María, a donde llegó una hora y diez minutos después de salir.

Una vez se dejó el paso de Los Azotes en la Catedral para la procesión de La Carrera de la tarde del Viernes Santo, la Banda y todos los portadores de las banderas deshicieron en comitiva el camino andado.

Ver más imágenes: