Lunes, 11 de diciembre de 2017

El alcantarillado de Aqualia

 

Pertenezco a una comunidad en la que, como habrá muchas más, tenemos servicios centrales de calefacción y agua caliente. Es por ello, que en referencia al consumo de agua, tenemos cada vecino dos contadores, uno para contabilizar el consumo de agua fría y otro para el del agua caliente.

Esto es lógico en cuanto a que pagamos a la comunidad el consumo del agua caliente, basado en un mínimo ya incluido en los gastos fijos, más el consumo que exceda de ese mínimo, para lo cual, como es obvio, tiene que haber un contador específico.

Lo que no entiendo es por qué Aqualia (desconozco si las demás empresas hacen lo mismo), en lugar de emitirnos una factura por la suma de los dos contadores, que sería lo suyo, emite una factura por cada contador, con lo cual se generan dos documentos, duplicando el gasto de papel (la mayoría seguimos con este método), y de otra cosa que no logro entender.

Hay dos conceptos a pagar que se refieren al alcantarillado: uno se llama así, “alcantarillado”, que debe ser como lo que desgastamos las tuberías del mismo por el paso del agua que utilizamos, ya que se factura en razón a la parte proporcional del agua utilizada. Y el otro se llama “cuota fija de alcantarillado”, que ahí no depende del consumo, sino como su nombre indica, es una cantidad fija que pagamos consumamos agua o no, porque sí, porque lo usamos y ya está. Esta cuota fija es de 3,52 €.

Si se emiten dos facturas por domicilio, el concepto “alcantarillado” no varía, ya que en cada una se factura la parte que corresponde al consumo en sí de cada contador. Pero el concepto “cuota fija de alcantarillado” sí se está duplicando. Se supone que ese concepto fijo es por domicilio: un domicilio, un impuesto de alcantarillado. Pero claro, al haber dos facturas, en las que los conceptos no varían, se nos está cobrando dos veces el mismo impuesto. ¿Por qué?

Si tenemos en cuenta que son 3,52 € por factura y multiplicamos por los miles de abonados, resulta una cantidad digna de dar una explicación que hasta ahora no han dado o al menos no la especifican. Quizá haya una razón comprensible y si la dan la entenderemos, pero mientras no sea así, suena raro.

Y no puedo evitar, aunque esto no tiene arreglo, es que con las facturas del agua pasa lo mismo que con las de la luz, el importe de lo que realmente consumimos es muchísimo inferior al total de la factura en la que se nos acumulan conceptos y conceptos por los que, por ejemplo, mi consumo de agua ha sido de 5,50 € y el total de la factura 28,70 €.