Jueves, 14 de diciembre de 2017

El Perdón retrasa su salida una hora por la lluvia y reduce el recorrido

Oraciones en la capilla del convento de Las Bernardas a la espera de que dejara de llover

“La paciencia todo lo alcanza”. Le comentaba un hermano del Perdón a su madre mientras le colocaba el hábito cofrade en la antesala al celdario de clausura. “Hay que tener siempre fe”, confesaba a este periódico mientras esperaba junto al resto de cofrades a que los cielos se despejaran. La lluvia también ha sido la gran protagonista de la procesión de Jesús del Perdón. Durante una hora, los cofrades han permanecido en el interior del convento de las Madres Bernardas esperando que dejara de llover. Finalmente, y acortando el recorrido pero respetando el acto poético, se ha celebrado el popular desfile, este año sin el acto de la liberación del preso.

La Hermandad de Jesús del Perdón ha salido desde el Convento de las Madres Bernardas consolidando los cambios que aplicó en 2015. 

La salida penitencial ha resarcido a los hermanos del Perdón, que este año han vivido dos importantes contratiempos que han estado a punto de trastocar la organización del desfile en la tarde del Domingo de Ramos. El traslado provisional de las madres Bernardas a un convento de Toledo y la decisión del Consejo de Ministros de no aprobar la petición de la hermandad de indultar a un preso han generado dolor en El Perdón.

La procesión al regreso por el Camino de las Aguas fue más íntima de lo habitual, tras los rezos en el Parque de Nuestro Padre del Perdón.

A la imagen de Nuestro Padre Jesús del Perdón, obra de Bernardo Pérez de Robles, ha acompañado la Banda de Cornetas y Tambores del Cristo del Amor y de la Paz y al paso del Camino del Calvario la banda de la OJE.

Fotos: Alejandro López

 

  • Jesús del Perdón sube el Camino de las Aguas tras amainar la lluvia