Lunes, 18 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La Pasión se refugia en la Catedral con los jóvenes de nuevo como protagonistas

CIUDAD RODRIGO | Adrián Matilla se vuelve a meter en la piel de Jesucristo para una representación que alcanza ya las 23 ediciones

En una fecha inusual, el sábado entre el Viernes de Pasión y el Domingo de Ramos (en los últimos años tenía lugar el Domingo de Ramos o el Lunes Santo), Ciudad Rodrigo disfrutó de una nueva representación de La Pasión a cargo del Departamento de Evangelización y Nuevas Tecnologías de la Diócesis y el Grupo Manantial.

Debido a la inestabilidad meteorológica (estuvo lloviendo durante buena parte del sábado), a los responsables de La Pasión no les quedó más remedio que optar por el Plan B de las representaciones en Ciudad Rodrigo: desarrollarla en el interior de la Catedral de Santa María.

De este modo, tras dos años representándose en el Claustro de la Catedral con el final en las Puertas de Amayuelas, La Pasión se celebró por tercera vez en su historia dentro de la Seo (las anteriores fueron en 2000 y 2013), que no permite tantas posibilidades de visión para el público asistente, pero en cambio le da un misticismo especial.

En este 2016, se pudo ver una representación con un formato similar al año anterior, cuando se estrenaron varios narradores que cantaron ciertas piezas, con el acompañamiento musical de un piano. Como novedad, se incorporó un saxofón a cargo de un joven que también hizo el papel de Judas Iscariote. Como viene ocurriendo tradicionalmente, los jóvenes fueron un año más los grandes protagonistas de la representación, volviendo a correr a cargo de Adrián Matilla la interpretación de Jesucristo.

A lo largo de la hora y cuarto que duró la escenificación, se fueron representando las últimas horas de la vida de Jesucristo, como su entrada triunfal en Jerusalén, la Última Cena, las visitas a Herodes y Poncio Pilatos, la crucifixión acompañado de dos ladrones, y como culmen, la resurrección, momento en que se interpretó una pieza musical final.

Concluida la representación, todos los actores salieron a la escalinata del Altar Mayor de la Catedral, para recibir el aplauso de todos los presentes. En ese momento también subió a la escalera el director, Pablo Moreno. Como expresó Juan Carlos Sánchez, esperan seguir haciendo La Pasión muchos años más (de momento ya van 23 años).

Este año, todavía les quedan unas cuantas citas más, ya que harán un total de 6 representaciones. Tras la del sábado pasado en Salamanca capital, y la del noche del sábado en Miróbriga, habrá cuatro citas consecutivas en las próximas noches: el Domingo de Ramos, en San Muñoz; el Lunes Santo, en Bañobárez; el Martes Santo, en Fuentes de Oñoro; y el Miércoles Santo, en la Ermita del Cristo de La Laguna de Aldehuela de Yeltes.

Hay que apuntar que en la noche del sábado en la Catedral también se estuvieron recogiendo donativos para acudir desde la Diócesis a la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Cracovia (Polonia) el próximo verano.