Viernes, 15 de diciembre de 2017

El Estado ya obtiene por la renta y el consumo más que en 2007

La recaudación del impuesto de sociedades se descuelga de la mejoría del IRPF y del IVA
La recaudación por IRPF sigue aumentando

Las que más beneficios consiguen pagan poco, mientras que las que menos ganan tienen vetadas las ventajas fiscales de las primeras. El pez grande nada confortable y el pez chico, mientras, se asfixia. Algo así es el sistema tributario español en lo que al Impuesto sobre Sociedades se refiere, según la valoración que hacen los técnicos de Hacienda, informa El Norte de Castilla.

La crisis económica, la elusión y el fraude fiscal han hecho mella en estos últimos años en las arcas públicas, pero en algunos impuestos más que en otros. Así, la recaudación del IRPF y del IVA, afectada sensiblemente en estos años, ha recuperado los niveles de 2007 gracias a los dos aumentos impositivos aprobados en 2010 y 2012 para ambos tributos. En cambio, la recaudación del Impuesto de Sociedades se hundió el 58,2% entre 2007 y 2014, a pesar de lo cual no se han aprobado aumentos impositivos reales en estos últimos años, según los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) a partir de los datos de la Agencia Tributaria (AEAT).

Con los últimos datos disponibles, de 2014, la recaudación del Estado por Sociedades se situó en 18.713 millones de euros, 2,4 veces menos que los 44.823 millones recaudados en 2007, inmediatamente antes del pinchazo de la burbuja. Las empresas que tributan en Castilla y León, mientras, han pasado de aportar 1.291,64 millones en 2007, a dejar en las arcas del erario público 410,41 millones siete años más tarde. En este caso, 3,1 veces menos. Con todo, mientras la cantidad recaudada en 2014 por la Agencia Tributaria en concepto de Sociedades todavía fue menor que la de 2013 (19.945 millones), en el caso de Castilla y León la caída se detuvo, ya que los ingresos de 2013 ascendieron a 311 millones.

«Bordeando la legalidad»

Según Gestha, a nivel estatal, la pérdida acumulada de ingresos en todos los impuestos y tasas que gestiona la AEAT desde el año 2008 asciende a 253.559 millones de euros. Si se compara con la recaudación de 2007, más del 68% de esa cifra corresponde al impuesto sobre sociedades, casi el 21% al IVA y tan solo el 9% al IRPF.

Trasladadas esas cifras a la comunidad autónoma, el desplome total asciende a 10.900,27 millones de euros, cantidad de la que el 51,7% (en concreto, 5.635,32 millones) es atribuible a Sociedades.

En otro orden de cosas, mientras la recaudación estatal por IRPF e IVA ya es mayor que la de 2007, en Castilla y León aún está lejos en ambos casos. En el del Impuesto sobre la Renta, todavía se encuentra casi 490 millones por debajo (el 17%); y en el del tributo que grava el consumo, en más de 200 millones (el 21%).

En cuanto al Impuesto de Sociedades, Gestha culpa del desplome a varias causas. «El contexto económico durante los años de crisis explicaría cierta pérdida de recaudación en consonancia con la caída de la actividad, pero sobre todo la evasión, el fraude y las posibilidades que tienen las mayores empresas de reducir su factura fiscal, aprovechando los ‘huecos’ que deja la normativa, permitiéndoles pagar unos tipos efectivos muy por debajo de los nominales».