Sábado, 16 de diciembre de 2017

Del Bosque quiere irse con una victoria

Los últimos 6 años al mando de la selección española han marcado la carrera de Vicente Del Bosque, el técnico de Salamanca que, después de haber triunfado con el Real Madrid, ha sabido coger las riendas de España tras el gran trabajo del revolucionario Luis Aragonés.

Todo apunta a que el Euro 2016 que se jugará en Francia será la última manifestación oficial en la que Del Bosque guiará a la ‘Roja’. Es por eso, tal vez, que tanto Del Bosque como sus jugadores quieren hacer un gran papel en la competición de este verano: el objetivo de poder ganar el tercer torneo europeo consecutivo y hacer que la despedida del seleccionador sea muy dulce es posible. España se encuentra, de hecho, entre las favoritas para esta competición, junto con Alemania y Francia, la anfitriona.

Después de haberse clasificado con algo de sufrimiento a la Eurocopa, España se enfrentará a finales de marzo en dos amistosos contra Italia y Rumanía, para sondear sus capacidades y testear el estado de forma y de cohesión de un conjunto en el que ya no hay tanta presencia masiva de jugadores de Barcelona y Real Madrid, algo que en el reciente pasado creó algún que otra fricción en el vestuario. Está claro que Del Bosque apunta a ganar la Eurocopa, pero a falta de tres meses del comienzo del torneo es complicado hacer un listado definitivo de participantes. El veterano Aduriz tiene los mejores números del momento y por eso ha sido para asistir Iniesta y Silva, seguros ocupantes de las zonas más avanzadas del centrocampo.

Uno de los que tiene lugar fijo en el equipo es Sergio Busquets, un jugador al que el mismo Del Bosque dijo que quería parecerse y que es la brújula tanto del Barça como de la ‘Roja’. Busquets, junto con Marcos Senna, es el único jugador español que llegó a la selección absoluta sin paso previo por todas las selecciones juveniles, y eso demuestra la fe ciega que tiene en el Del Bosque. Con el toque como idea básica, España hace hincapié en el buen juego para llevarse cualquier partido, sin cambiar nunca de intención. Juego propositivo, paciente y de ataque, éstas son las consignas de Del Bosque a sus jugadores. Con la Euro a la vuelta de la esquina el principal rompecabezas del seleccionador es el papel de portero titular, ya que Íker Casillas parece estar en horas bajas y David De Gea se muestra cada vez más seguro y fiable.

Sin embargo España sigue dando miedo: la calidad de su centro del campo, la contundencia de sus defensas y las alternativas de las que dispone en el ataque son una garantía. El grupo de clasificación con Turquía, República Checa y Croacia, definido el grupo de la muerte, es el mejor banco de prueba para testear las capacidades de los hombres de Del Bosque.

 

Fuente News Bwin