Viernes, 15 de diciembre de 2017

Respeto, respetas, respeta, respetamos...no lo entienden

Acabo de poner el punto y final, a la vez que termina la vida de mi amigo Luis Cuadrado. Yo sé que no le gustaba ser público pero necesito dedicar este texto a la persona que respetaba todo y a todos, que incluso durante su dura enfermedad nunca dejó de trabajar por los demás, devolviendo la vista a ojos que nunca mas lo verán, pero siempre lo sentirán. Nunca dejó de luchar por una vida de respeto, amistad, colaboracion... DEP amigo mío, nunca podrás saber lo que me enseñaste!

 

El final de los necios...Estoy cada día mas despistado. Siempre pensé que las personas que se posicionaban en una ideología liberal , más  a la “izquierda”, eran de mentalidad amplia, respetuosa con los “haceres y devenires” de los demás, que perseguían una reacción y relación social en la que las formas y maneras de pensar de cada cual quedaban en un segundo plano y destacaban sólo lo positivo, los sentimientos, el respeto , el fedback latente entre dos seres. Pues otra vez me he confundido, y van …

No es bueno, ni a mi me gusta generalizar, de hecho esta demostrado que personas de la misma ideología, se trasladan 60 km de nada y reaccionan y piensan diferente. Es más, a 3 metros una de otra dependiendo del cheque o el contrato a firmar el anagrama cambia.

¡Que desesperante y tedioso!

Nos guste mas o menos , descendemos del mono no se si de culo pelado o de cola larga; con seguridad que en las cuevas de Valporquero algún antepasado mío dibujo algo que no me hace mucha gracia, pero seguro que lo hizo con cariño, aunque para ello utilizase una mezcla de sangre de toro o un animal no descifrable; ni que decir tiene que algún romano, celta , ibero o en mi caso bereber se coló en mi genética, pero no me desespera ni culpo a quien no cerro, dentro del amor, no se si las piernas o la puerta del castro, la realidad es que aquí estoy yo, con mis “cuitas”.

Por supuesto, que pasajes de la Edad Media no me hacen mucha gracia, no se si por que no me los han sabido contar o por que no me siento muy identificado, la cuestión es que esos  han hecho que yo sea así.

Monarquía, republica, dictadura, en todas ellas a alguien con mi ADN, con mi mismo código genético, se le amenazó, encarceló, asesinó, condecoró, santificó, enriqueció, empobreció… y como no tengo tiempo de juzgar lo de unos ni celebrar lo de otros respeto todo, lo bueno, lo menos bueno, lo malo y lo excelente.

En todos los momentos vivídos a lo largo de la historia del ser humano hay episodios para avergonzarse, que son los mismos que no hay que olvidar ni borrar para que su recuerdo nos haga seguir aprendiendo y no repetir la desdicha. Respetar, respetar y respetar ese verbo que a tantos se les ha olvidado con una facilidad pasmosa.

Tradiciones y traiciones no son lo mismo pero a veces van de la mano. Las tradiciones , casi siempre traen trabajo para todos los sectores y como una gran cascada de domino a todos nos llega un currusco a la boca; traiciones, es negar las tradiciones y con ello cortar  la posibilidad laboral de muchos y el humeante asado en su mesa.

Pero a estos adalides de la verdad única, esa que ni ellos saben  y que no encierra en ningún momento la palabra respeto, a estos le da igual pues siguen viviendo del momio y cambiando de gustos y defensas según cambian los dígitos de su vida…económica.