Martes, 12 de diciembre de 2017
Béjar al día

Una historia de 164 años de estudios universitarios en la ciudad

BÉJAR | Declaraciones de Mariano Esteban, vicerrector para el VIII Centenario, sobre el futuro de la Escuela de Ingeniería

Inauguración de la exposición en el Centro cultural San Francisco

Se ha inaugurado en el Convento de San Francisco, una exposición dedicada  a la Escuela de Ingeniería Industrial de Béjar, que recoge sus 164 años de vida, y con la que se quieren dar a conocer sus inicios y los estudios que ha impartido desde mediados del siglo XIX.

La industria lanera y el hecho de que el Ayuntamiento firmara un acuerdo en 1825, con el tintorero francés establecido en Béjar, Miguel Faure, titulado en conocimientos textiles, para enseñar a los fabricantes bejaranos, fue el origen de lo que actualmente es la Escuela Superior de Ingeniería Industrial.

A la inauguración ha asistido el vicerrector para la Conmemoración del VIII Centenario, Mariano Esteban, que ha destacado el trabajo de la encargada de la biblioteca del centro bejarano, M.V. Lagunas, del Servicio de Bibliotecas de la USAL y la aportación de fotografías cedidas por Manuel Álvarez-Monteserín,  para hacer realidad esta exposición, en la que se da a conocer la historia de la escuela con intención de acercarla a los bejaranos y a aquellos estudiantes que a lo largo de los años han pasado por allí.

El vicerrector, como representante de la Universidad en su conjunto, ha señalado, en su intervención, que el hecho de que los estudios impartidos en el centro, que en sus orígenes y durante parte de su historia, no fueron universitarios; se corresponde con el espíritu cambiante de la Universidad, y con su capacidad de adaptación a las necesidades de la sociedad; recordando que ésta nació en las Escuelas Catedralícias , algo muy alejado de los campus actuales, y en el siglo XIX, la Universidad de Salamanca sólo tenía dos titulaciones oficiales, Derecho y Filosofía y Letras, dos no oficiales financiadas por la Universidad y el Ayuntamiento de la capital y centros libres sin oficialidad, siendo ese el contexto en el que se fueron incorporando nuevas materias como los estudios de ingeniería de Béjar.

Ha continuado destacando ese carácter universitario y extrauniversitario que siempre ha tenido la Escuela de Ingenieros, para hablar del futuro del centro bejarano, señalando que en la medida que sea capaz de adaptarse a los tiempos cambiantes, su futuro será alagüeño.

“164 años de historia deben servir para que la Escuela de Ingeniería se consolide en una ciudad, que no sería lo mismo sin ella”.- Alejo Riñones

En este sentido, el Alcalde de Béjar ha aprovechado la ocasión para recordarle a Mariano Esteban, la importancia que tiene para la ciudad poder contar con un centro universitario, poniendo en su conocimiento que no pasa por buenos momentos en cuanto a número de alumnado y ha solicitado su ayuda, como representante de la Universidad de Salamanca para que apoye su consolidación, al igual que se lo ha solicitado a la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León.

“La pelota está en el tejado de la propia Universidad”.- Mariano Esteban

El vicerrector, en declaraciones hechas a este medio, ha manifestado que es imprescindible que las Universidades se adapten permanentemente a las demandas sociales, como ha ocurrido a lo largo de la historia, asegurando que el centro se consolidará y sobrevivirá en la medida en que sea capaz de detectar cuales son las necesidades de cambio y tenga la agilidad suficiente como para darles respuesta.

También ha destacado las excelentes relaciones que la Universidad mantiene con el Ayuntamiento de Béjar, asegurando que en estos momentos no es cuestión de adoptar actitudes voluntaristas, pues “la pelota está en el tejado de la propia Universidad”, y es el centro bejarano el que debe ser sensible a lo que los estudiantes demandan y ofrecer una oferta formativa de calidad lo suficientemente atractiva como para que suscite nuevas matriculaciones, por lo que es imprescindible que esas necesidades se detecten cuanto antes para adaptarse.

Considera una actitud negativa adoptar medidas proteccionistas que inducirían al estancamiento y sobre todo, en las carreras técnicas, en las que se debe ser capaz de innovar más que en otras ramas que se pueden permitir ser más conservadoras y tienen una tradición menos ligada a las necesidades de mercado, para él, en los estudios técnicos se debe ser ágil, flexible y generoso para responder en cada caso.

Ha añadido que se debe tener en cuenta que aunque las ingenierías tienen buenas salidas profesionales en la actualidad, se debe recordar el caso de las vinculadas al sector de la construcción, que tuvieron una gran demanda, poniendo el ejemplo de Zamora, con unos números muy brillantes de alumnado hace unos años y ahora hundida. Sin embargo, ha destacado, el importante campo que tiene Béjar con la rama de electricidad-electrónica y sus aplicaciones en robótica y en nuevas tecnologías.