Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Convocada una concentración en repulsa del preacuerdo para la expulsión de refugiados

Un total de 16 organizaciones se suman a este acto que tendrá lugar este miércoles, a partir de las 18.30 horas, en la Plaza de la Constitución   
Manuel Martín (UGT) y Emilio Pérez (CCOO)

La Plaza de la Constitución de Salamanca será escenario mañana de una concentración ciudadana en repulsa de las políticas migratorias y para instar al Gobierno a rechazar el preacuerdo alcanzado entre Turquía y la Unión Europa para la devolución de los refugiados, “porque este pacto no es legal, no es democrático, no es ético y no es humano”, han asegurado desde los sindicatos CCOO y UGT Salamanca.

La concentración tendrá lugar este miércoles, a partir de las 18.30 horas, con el respaldo de un total de 16 organizaciones salmantinas, como sindicatos, partidos políticos, asociaciones y ONG. El secretario general de CCOO en Salamanca, Emilio Pérez Prieto, ha señalado hoy que se trata de una concentración que se llevará a cabo en todo el territorio nacional porque “es nuestra responsabilidad aunar fuerzas, siglas y personas para demostrar una conciencia solidaria con los refugiados que sufren las terribles consecuencias de la guerra”.

El responsable de UGT, Manuel Martín, ha denunciado, por su parte, que el preacuerdo entre Turquía y la UE “pone en cuestión la capacidad democrática de la Unión Europea” y ha afirmado que no se puede permitir que se trate a los refugiados como moneda de cambio porque “este pacto era el objetivo inicial y estamos comprando vidas humanas con dinero”.

Por ello, desde las centrales sindicales se insta al Gobierno a manifestar su absoluta repulsa a este preacuerdo entre Turquía y la UE para la devolución de los refugiados “porque es inadmisible, como ha dicho el ministro Margallo, a quien agradecemos su postura”, ha indicado Emilio Pérez.

Los datos que deja la guerra de Siria en estos últimos cuatro años son estremecedores, ya que hay más de 366.000 muertos por el conflicto, el 80% de la población vive en situación de pobreza (la mayoría mujeres y niños), más de 4,8 millones de desplazados fuera de sus fronteras y más de 6,5 millones de personas que se mueven dentro del propio territorio sirio. Además, la esperanza de vida en Siria se ha reducido de 75 a 55 años.