Domingo, 17 de diciembre de 2017

El amor, esencia de la vida

 La Barca de mi existencia

 boga en el mar de la vida

 con la gracia recibida

 de tu suave fragancia.

 

Pues sufrir cualquier desastre

 ya que a mi pasión no hay dique,

 o echarme la vida a pique,

 prefiero, a volverme en lastre.

 

Y yo, amada, te respondo

 que he de gobernar experto

 de navegar hacia el puerto,

 y que allí daremos fondo.

 

Que a tal fin he de llegar

 la pasión lo determina

 de la isla más divina

 al corazón de tu mar.

                                    Andrés Barés Calama